"Todo el vino de Jerez es 100% de Jerez"

  • El anuncio de Estévez de elaborar un fino con toda la materia prima del Marco estuvo muy presente en el turno de preguntas.

Comentarios 1

Directa o indirectamente, el grueso de las preguntas dirigidas a Beltrán Domecq tras su intervención en el desayuno informativo giraron en torno al reciente anuncio del Grupo Estévez sobre su proyecto de convertir el fino Tío Mateo en el primer vino 100% de Jerez, planteamiento que, de entrada, no comparte el presidente del Consejo Regulador, quien defiende que "todos los vinos certificados y amparados por la Denominación de Origen son 100% de Jerez".

Desde el sector vitivinícola, ampliamente representado en el desayuno, plantearon distintas cuestiones de actualidad como el equilibrio entre la oferta y la demanda, el precio de la uva y el vino de Jerez, la posibilidad de avanzar hacia una Denominación de Origen Calificada, la proliferación de la comercialización de falsos sherries en bag in box..., asuntos de algún modo relacionados con el anuncio de Estévez, que genera cierto malestar en el sector.

Para Beltrán Domecq, el debate sobre el vino de Jerez 100% es estéril, ya que todo lo que entra en la botella de jerez es del Marco, salvo una mínima proporción del alcohol con el que se encabezan los vinos y que históricamente se adoptó como solución para estabilizar el vino y facilitar su transporte dada su vocación exportadora. 

"Independientemente de que algún operador del Marco decida destilar parte de su uva palomino para realizar el encabezado de los vinos en un momento puntual en el que haya excedentes de cosecha", Beltrán Domecq entiende que la iniciativa de Estévez "no tiene mucho sentido desde el punto de vista técnico, ya que en el Marco se utiliza para el encabezamiento alcohol al 95 o 96%, que es lo máximo que se puede obtener de la destilación,  luego tiene un grado de pureza enorme y no como en otras denominaciones de origen, caso de Oporto, donde se emplea un alcohol al 77%". 

En otras palabras, las bodegas del Marco de siempre han comprado a las destilerías manchegas un alcohol muy limpio, puro y neutro, que no altera las características del vino de Jerez, fundamentalmente su sabor.

Por otra parte, en respuesta a las preguntas sobre este asunto, Beltrán Domecq recordó que un vino como el que proyecta Estévez no se hace de la noche a la mañana, ya que necesitaría años desde que se empiece a encabezar con destilado de uva palomino del Marco hasta que se embotelle la primera partida. Esto es debido al singular sistema de soleras y criaderas, otra solución histórica adoptada en el Marco para garantizar que el vino es igual cada cosecha y por el vino va corriendo escalas para refrescar el de los años anteriores, por lo que el presidente del Consejo se preguntó: "¿Cuántos años harían falta para tener un vino 100% de Jerez? Algún día podrá serlo, pero sería muy difícil de certificar".

En este punto, el enólogo quiso dejar claro que "la certificación del Consejo Regulador garantiza que son vinos 100% de Jerez, luego lo considero un debate innecesario que no contribuye a afrontar los grandes retos del sector".

El asunto de la Denominación de Origen Calificada también ha sido abordado y "descartado" por el pleno del vino, recordó el presidente del Consejo. Si bien no cierra la puerta a la posibilidad de seguir debatiendo al respecto, advirtió del principal problema que implica subir este peldaño, ya que obliga a dedicar en exclusiva las instalaciones para el vino de Jerez. Las bodegas tendrían que habilitar otras instalaciones para el brandy, el vinagre y los vinos de la tierra de Cádiz , lo que requeriría fuertes inversiones que pocas bodegas estarían en condiciones de hacer en la actualidad.

Del sector bodeguero también se planteó una pregunta sobre la posibilidad de elaborar fino en Sanlúcar y la imposibilidad de hacer lo propio con la manzanilla en Jerez, asunto ampliamente debatido por el pleno del Consejo, pero que se dejó aparcado por la falta de acuerdo y sobre el que Domecq opina que "es evidente que el vino de Sanlúcar es la manzanilla  -luego no puede haber fino de Sanlúcar-, pero habría que hacer ajustes reglamentarios".

Sobre los envases, el presidente del vino recordó que el vino de Jerez a granel sólo puede comercializarse en garrafa de una arroba, por lo que "el bag in box no es legal y no se puede utilizar en la Denominación de Origen".

Muchos de los asistentes ajenos al sector bodeguero también plantearon distintas preguntas relacionadas con el vino, entre ellas la de un concejal que no se explica por qué el jerez no incorpora la fecha de embotellado. El presidente no descartó esta opción, si bien recomendó beber el fino o la manzanilla lo más fresca posible, que en este caso es recién salida de la bota. En todo caso, Domecq apuntó que hay bodegas que indican la fecha de consumo preferente.

El presidente también expresó su "admiración" por el auge de los tabancos, que acercan a la juventud al consumo del jerez y lamentó el maltrato a los vinos jerezanos en las cartas de los restaurantes, también en Jerez, aspecto en el que anunció que ya están trabajando.

En clave de humor, Beltrán Domecq cerró el turno de preguntas  con una recomendación de la que más de uno tomó buena nota, la de tomarse unos huevos fritos con jamón acompañados de un amontillado, "que es lo que me apetecería en este momento", sobre las once de la mañana. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios