"Cantaba de clase en clase el Himno de Andalucía"

-¿Cuántos años tenía en 1980?

-Cuatro añitos. Vivía ya en Málaga, donde crecí. Mi padre, que era funcionario del Estado en Madrid, pidió que lo trasladaran para estar cerca de su madre y sus hermanos.

-Pues el primer 28-F ni se coscó.

-No viví nada de aquellas hazañas, mi generación se lo ha encontrado todo hecho. Los primeros recuerdos que tengo del 28 de febrero son del colegio, cuando se celebraba el Día de Andalucía.

-¿Ya por aquél entonces cantaba en el cuarto de baño?

-Cantaba encerrada en el cuarto de baño, en parte para que no me oyeran pero, sobre todo, porque resuena muy bien. No se si será por los azulejos. Ningún micrófono consigue ese efecto.

-¿Y no prefiere cantar en la cocina?

-Sí canto cocinando. Soy muy cantarina, en casa todos lo somos. A mi hermano Antonio le conocen como el que canta en su trabajo.

-¿Cuándo se estrenó público?

-En el colegio era la que cantaba siempre el Himno de Andalucía. Con 6 ó 7 años mi tutor me sacaba a la pizarra y me decía: "Anita, canta el Himno". Le debía gustar cómo lo hacía, porque me llevaba de clase en clase.

-¿No le daba corte?

-Me costaba la misma vida. Era muy tímida.

-¿Cantaba en la parroquia?

-Cantaba en las misas, con el coro. Empezaron a darme papelitos para cantar solos y me sentaba escondida detrás de las guitarras, porque me daba mucha vergüenza.

-¿En qué escenario descubrió su vocación?

-En el teatro Lope de Vega, de Sevilla, en un certamen de coplas al que acudí con 16 años. Tuve la oportunidad de cantar con orquesta y supe que podía transmitir cosas. El público se emocionó, se puso de pie, y hubo críticas muy buenas.

-Con su voz…

-Es verdad que mi voz es algo innato. Pero incluso cuando naces con un don hay que saber hacerlo crecer, pulirlo y trabajarlo. Mientras mis amigas jugaban o se iban de excursión yo tenía ensayos, conciertos y compromisos.

-¿Quién la orientó en los inicios?

-El hermano pequeño de mi madre, Manuel Vega, un guitarrista fabuloso. Con él empecé a prepararme las canciones y me acompañó en los primeros concursos. Me enseñó a tocar la guitarra en los veranos, cuando venía a Málaga.

-Si no hubiera cantado...

-Habría sido maestra. Estudié magisterio, en la rama de Educación Física. Me gustan los niños y creo que también habría sido feliz enseñándoles. No tanto como con la música, que es mi pasión.

-Si pudiera cambiar su Medalla por un deseo…

-Pediría, como creo que harían todos los andaluces, que se acabe con el paro, que es nuestro principal problema. Muchas familias lo están pasando mal.

¿No preferiría pedir que pongan coto a la piratería?

-No, porque eso es menos complicado. Creo que se puede lograr mediante acuerdos entre el Gobierno y las compañías discográficas.

-¿En qué querría parecerse a Teresa de Calcuta?

-¡Ya me gustaría a mi ser la uña del dedo pequeño de Teresa de Calcuta! Esa mujer fue capaz de hacer, desde la nada, una obra enorme. Transmitía unas sensaciones tan positivas que iba arrastrando a todo el mundo en su solidaridad.

¿En sus viajes al extranjero se declara española o andaluza?

-Explico que soy andaluza, de Málaga. De que soy española se dan cuenta enseguida.

-¿Y qué contiene la marca Andalucía?

-Los andaluces somos gente alegre, luchadora, trabajadora y honesta que sabe exprimir el tiempo.

-¿Para qué?

-Para trabajar y disfrutar. Estoy muy orgullosa de ser andaluza y de estar entre andaluces.

-¿Hay un sello andaluz en sus canciones?

-Creo que el sello está en el vocabulario, que es especial, y en el acento. Además de todos esos giros que heredamos del flamenco y de los árabes y que están también presentes.

¿El flamenco debe ser Patrimonio de la Humanidad?

-Por supuesto.

-¿Y la copla?

-La copla es patrimonio de los españoles, aunque bien podría serlo de la Humanidad. Hay canciones tan hermosas que deberían estar protegidas. Los poemas del maestro Rafael de León están a la altura de la Generación del 27, con la que convivió.

-Además de Serrat, ¿a quién admira?

-A muchísima gente: Carlos Cano, Bárbara Streisand, Frank Sinatra. Los observas y aprendes de de ellos a diario.

-¿Miramos al pasado porque el presente es gris?

-Miramos al pasado porque es más difícil sacar el radar para buscar el talento entre tus contemporáneos. Pero en Andalucía hay muchos compositores jóvenes que tienen muchas cosas que decir. Hay que escucharlos.

-Comparte honores con José Mercé. ¿Lo celebrarán con un dúo?

-Ya lo hemos hecho. Hace poco hemos grabado la Nana de la cebolla de Miguel Hernández y Serrat par su disco, que saldrá dentro de poco. Cuando lo vea en Sevilla le daré un gran abrazo.

-De todo lo que canta ¿qué le hace llorar?

-Me emociona mucho Gracias a la vida, porque mientras la cantas te vas reconciliando con las cosas buenas y malas que te han pasado.

-¿Con qué letra del Carnaval se queda?

-Con una del coro de la Academia. "Si quieres aprender lo que es el ritmo y el compás/si quieres aprender como se tiene que cantar/si quieres aprender y comprobar lo que es el arte/si quieres que te corra por las venas...ya sabes donde quedarte/que como Cádiz no hay ni una sola academia".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios