Luna Miguel, poeta y bloguera

"Internet es como los cafés literarios, favorece el debate"

  • Autora de tres libros de poemas, estudia periodismo, tiene un blog literario y es columnista del diario Público. Ahora escribe Sailor's Grave, su cuarto obra poética.

Comentarios 3

-¿Se puede tener 20 años, escribir poesía y no estar loco?  

-Supongo que sí. Cada uno que piense lo que prefiera.

-¿Por qué se le ocurrió hacer una antología de poetas veinteañeros?

-Principalmente la idea vino cuando empecé a conocer a blogueros y gente de mi edad, entre 17 y 24 años, a través de un blog que se creó en diciembre de 2010. Ahí participaron más de 100 poetas de todo el mundo.

-¿De ahí se llegó al libro?

-Sí, porque antes de abrir el blog hablé con Elena Medel, editora de La Bella Varsovia, para proponerle el libro Tenían veinte años y estaban locos. Vi que había gente joven haciendo cosas muy interesantes, pero no se hablaba de ellos. A partir de ahí, elegimos para el libro a 27 poetas españoles menores de 27 años. 

-Los críticos literarios la valoran como una aportación muy interesante.

-Se ha visto que había algo más allá de las principales editoriales y de lo establecido. Ha sido como dar una patada a la rutina para hacer algo diferente.

-Hay poetas de 20 años, pero se piensa que los jóvenes no leen, o leen poco.

-No lo sé. Aparte de lo que digan las estadísticas, o las librerías, hay una actividad fuerte en internet. Es fácil descargarse libros o leer blogs. Yo creo que los jóvenes leen bastante. Es cierto que les falta orientación, tener alguien que te guíe. Es difícil que se aficionen por voluntad propia. No estoy de acuerdo con eso de que somos menos cultos que otras generaciones.

-¿Internet es compatible con la literatura?

-En cierto modo es un apoyo. A mí internet me ha servido para conocer y leer a otros autores de mi edad. Se podría decir que internet es como los antiguos cafés literarios, porque favorece los foros y el debate.

-¿Pero se debate bien ahí?

-No siempre. Hay mucha gente que te falta al respeto, o que se escudan en anónimos. Por eso, se debe seleccionar.  

-¿Un blog puede ser realmente literatura?

-Siempre lo digo. Un blog permite que todo el mundo pueda acceder fácilmente a lo que has escrito. El mío lunamiguel.blogspot.com es como un libro que escribo desde que tenía 15 años.

-¿Es partidaria de leer libros digitales?

-Me está costando. Mi pareja es crítico y lo utiliza, y yo también en la editorial. Estoy convencida de que es un problema de las tabletas. No me convencen las que hay, las veo verdes, se deben mejorar bastante. Cuando estén mejoradas, creo que me gustarán más.

-¿Cómo se definiría Luna Miguel como poeta?

-Es una pregunta difícil. No lo sé. Soy joven. He escrito ya mucho, pero estoy creciendo aún y debo ver a dónde voy. En general, hablo de los problemas del tiempo actual, del malestar de la felicidad, porque somos felices y tristes. Y de la familia, de la independencia... Ahora estoy escribiendo un poemario, Sailor's Grave, que será el más extenso de los míos. Mi poesía trata de eso, y del cuerpo, de la edad…

-En el blog se califica como detective salvaje, supongo que por la novela de Bolaño.

-Sí, es uno de mis autores preferidos.

-También como vendedora de lamparitas. ¿Es por iluminar?

-Es por Monelle de El libro de Monelle, de Marcel Schwob, que lo he traducido.

-Y además como celestina literaria…

-Eso es porque consigo que mis amigas escritoras se enamoren de mis amigos escritores, y así vamos agrandando el grupo de amigos.

-¿Bolaño y Bukowski son los escritores a los que más admira?

-Son dos de mis referencias. Y José Ángel Valente, Alejandra Pizarnik, Virginia Woolf, David Foster Wallace… No sé si me parezco en algo, aunque quien me lea seguro que verá de fondo a mis autores preferidos.

-¿Las vanguardias aún existen en el siglo XXI?

-No sabría decir hasta qué punto se puede seguir innovando. Seguirán pasando cosas interesantes. Dicen que ya está todo dicho en el arte y la literatura, pero hay gente que sigue creando.

-¿Luna Miguel ha vivido demasiado deprisa?

-No lo creo. Estoy rodeada de gente que vive tan deprisa como yo. Mi pareja ha publicado una novela en una editorial importante y tiene 24 años. Mi editora, Elena Medel, sólo me saca cinco años y es una de las mejores poetas actuales. Somos gente con ganas, que no nos hemos rendido cuando había dificultades.

-No es común estar independizada con 21 años y tener tres libros publicados.

-A lo mejor he tenido prisas de crecer rápido. Me he ido pronto de casa, pero hay mucha gente como yo.

-También hay jóvenes con más de 30 años que viven en la casa de sus padres.

-Es una circunstancia que no me ha pasado. Conozco a personas cercanas que están en esa situación. Es una realidad que existe en este país. No se debe pensar que si tienes 30 años y vives con tus padres eres un nini, o un vago. Hay otras circunstancias, nos pagan poco, hay que currárselo mucho…

-¿Los jóvenes de hoy serán una generación perdida?

-Podemos pensarlo en muchas ocasiones. Un colega mío dice en su web que las personas entre 19 y 40 años son los nuevos pobres. Lo de generación perdida es una etiqueta. Somos conscientes del problema y hay que luchar para solucionarlo.

-¿Qué piensa de los poetas andaluces de ahora?

-He crecido con ellos, son mis amigos. David Leo, Laura Rosal, Elena Medel, Juan Andrés García Román… La lista es interminable. Yo sería distinta si no hubiera crecido en otro sitio que no fuera Almería, si no hubiera ido a Córdoba, o a Sevilla. 

-El futuro. ¿Cómo lo ve?

-Por lo pronto voy a visitar pisos para cambiarme, porque necesito tener más sitio para los libros.

-¿Y después?

-Me gustaría seguir más tiempo en Barcelona. El AVE que va de Barcelona a Madrid y Andalucía creo que comunica los lugares más interesantes, donde se están haciendo cosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios