"Mi profesor de canto me echa broncas por cantar en la calle, pero..."

-¿Vive usted de la ópera o del Carnaval?

-En realidad vivo del Panrico y del Donuts, que son un seguro de vida mientras que no pueda vivir de la música.

-¿De repartidor?

-Exactamente, ha acertado, levantándome todos los días a las cuatro, aunque haya estado ensayando para el Carnaval o la ópera. Aparte, también tengo mis ingresos del coro del Maestranza, que no son fijos.

-Y los del coro de Carnaval.

-Bueno, en realidad eso me cuesta dinero, sobre todo por los viajes continuos a Cádiz desde Camas, varias veces a la semana. Esto es la única cosa de música que yo no cobro. Pero es porque te sientes muy bien ahí.

-Ya va siendo normal que un sevillano participe en el Carnaval de Cádiz.

-Sí, bueno, yo soy extremeño, de Villanueva de la Serena, pero vivo en Camas. En mi caso, me invitaron en una conversación informal con gente del coro de Fali Pastrana, y para mí fue como para un novato encontrarse dentro de un grupo de famosos.

-¿Se ha sentido mal mirado por ser de fuera?

-Qué va, al contrario. Yo me he preocupado de integrarme. He comido cosas que nunca había probado, las ortiguillas, qué buenas...

-Y los erizos.

-Y los erizos, que me dijeron que había que comérselos como si te estuvieras comiendo un... eso. ¡Qué arte! Aunque hay que tener cuidado con no pasarse.

-¿Cantar Carnaval no perjudica la voz de un tenor?

-Sí, sobre todo en la calle. Mi maestro de canto me echa unas buenas broncas, pero qué hago si me mola mucho. Sin embargo, el corista gaditano tiene como un callo en la garganta, que nunca se pone ronco. Yo no puedo cantar al mismo ritmo de intensidad. Ellos cantan hasta en los ensayos al cien por cien.

-Y su aprendizaje no es profesional.

-Hombre, eso sí se les nota. Muchos no saben la nota que están dando. Algunas veces me asusto y digo: "oye que estamos llegando a un sol..." y me miran extrañados

-Bueno, Pavarotti confesó que no sabía leer música.

-Sí, y Kraus empezó en una tuna, y él contaba en el Maestranza sus andanzas y cómo él cantaba una octava más alta que la rondalla.

-Si usted llegara a triunfar en la ópera...

-Sí, bueno, aunque tenga 36 años aún tengo la voz por formar. Mi maestro me dice que para Verdi aún soy un niño, que me falta lo que te dan los años. A partir de los 40 empieza uno a ser cantante.

-Entonces, se olvidaría del Carnaval

-Bueno, claro. Y eso que a mí me encanta la competición en el teatro, no el fanatismo ¿eh? Por eso me gusta tanto la calle. Y el invento del siglo es la batea del coro con cocina incluida.

-Pero lo del sentimiento gaditano al cantar es un tópico.

-Qué va, qué va, existe. Y te empapas. Fíjate, te podría decir que muchas veces podría ser una actuación de un coro como una representación de género chico. Tú ves La verbena de la Paloma y un coro es algo muy parecido, sobre todo.

-¿Existe afición entre sus compañeros a la ópera?

-Sí, sí. Hay varios a los que les encanta en mi mismo coro. De hecho, la presidencia del Teatro Maestranza está interesada en seis o siete coristas gaditanos.

-¿Para ficharlos?

-Bueno, de momento van a hablar con ellos para ver la posibilidad de que tengan colaboraciones importantes con el Coro Maestranza.

-Vaya un trasvase interesante.

-¡Claro! Es que hay calidad en las voces, lo ves incluso a simple vista, por la forma de utilizar la caja torácica, de poner la mano... Aunque no tengan ni idea teórica. En mi coro, por lo menos hay cuatro o cinco personas que serían válidas para cantar ópera, y muchas más en todo Cádiz.

-Se abre otra perspectiva para el Carnaval gaditano

-Hombre, estoy hablando de gente con voces apropiadas, de tenores líricos, no el clásico octavilla gaditano, que ese no tendría cabida, pero sí otros muchos que realmente no lo saben.

-Mira por donde el Carnaval entrará en el templo de la ópera.

-De hecho, es muy posible que en un cortísimo tiempo, la cúpula directiva del Maestranza ofrezca algo a integrantes del Carnaval de Cádiz. Y entonces el tráfico sería al revés que ahora, que hay mucho sevillano viajando diariamente a Cádiz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios