El CGPJ hará efectiva la expulsión de Garzón el 23-F

  • El órgano de gobierno de la judicatura acuerda cumplir la sentencia por las escuchas en la instrucción de Gürtel

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) expulsará el próximo 23 de febrero -31 años después del golpe de estado- a Baltasar Garzón de la carrera judicial en ejecución de la sentencia que condena al magistrado a 11 años de inhabilitación en el ejercicio de su cargo. La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) acordó ayer tomar conocimiento de la sentencia del Tribunal Supremo que condena al juez suspendido de la Audiencia Nacional a pena de inhabilitación por autorizar la intervención de conversaciones de acusados en la trama Gürtel con sus abogado.

Después de que el Pleno del órgano de gobierno de los jueces haga efectiva la expulsión, se podrá convocar la plaza de la que es titular en el Juzgado Central de Instrucción número 5, a la que podrá concurrir cualquier juez del territorio nacional y que será adjudicada por razón de antigüedad. Transcurridos los 11 años de inhabilitación, Baltasar Garzón, que tendrá entonces 67 años, podrá volver a solicitar al Consejo su readmisión en la carrera judicial, a la que volverá con la antigüedad que ha reunido hasta este momento sin que le sea computado en el escalafón el tiempo durante el cual ha permanecido inhabilitado.

Aunque esta condena supone la pérdida definitiva del cargo que ostenta, Garzón puede ejercer la abogacía o continuar participando en foros internacionales. Durante este tiempo, ha colaborado con el Tribunal Penal Internacional con sede en La Haya, con la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Comité contra la Tortura del Consejo de Europa. Garzón está aún pendiente de conocer la sentencia del alto tribunal sobre su investigación de los crímenes y desapariciones del franquismo, toda vez que el pasado lunes resultó absuelto de la causa de los cursos en Nueva York tras entender el juez Marchena que el delito se encontraba prescrito.

Por otra parte, el juez Pablo Ruz, que ocupa provisionalmente el Juzgado Central de Instrucción número 5, permanecerá por el momento en su puesto hasta que la plaza salga a concurso en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La plaza quedará vacante en el momento que se ejecute la expulsión de Garzón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios