Chacón recuerda el Yak-42 para reafirmar el compromiso español con Afganistán

  • La ministra de Defensa visita al contingente del Ejército del Aire español que asume el control del Aeropuerto de Kabul.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha subrayado la necesidad de crear "cuanto antes un ejército afgano autónomo que sea capaz de tomar las riendas de su propio país", y ha señalado que esa es una de las prioridades de la misión española en Afganistán en el marco de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad. "En el ISAF trabajamos por la estabilización, para crear el entorno de seguridad, desarrollo y reconstrucción que permita que Afganistán deje de ser aquel estado fallido en el que anidó en su momento la planificación de ataques terroristas en todo el mundo, que tuvo su culmen en el atentado de las Torres Gemelas y que después estuvo en Casablanca, Yakarta, y que llegó también a Madrid". La ministra, que visitó por sorpresa el contingente del Ejército del Aire que asume el control del Aeropuerto de Kabul, ha rendido además un homenaje en el aeropuerto de Kabul a los 62 militares que perdieron la vida en el accidente del Yak-42 en 2003, y ha inaugurado un monolito y descubierto una placa en memoria de los fallecidos. 

En su discurso ante las tropas destacadas en la Base de Herat, y tras visitar por primer vez a los 52 instructores militares españoles que forman a dos batallones del Ejército Nacional afgano en Camp Stone, la ministra de Defensa ha transmitido a los militares que la capacitación de las Fuerzas Armadas afganas es "una tarea hoy más necesaria que nunca". La ministra ha destacado que los casi 13.000 militares españoles que han estado destacados en Afganistán han participado en "la misión más dura, más arriesgada y también más compleja" de los 20 años de operaciones internacionales de mantenimiento de la paz españoles, y ha transmitido a las tropas que cada misión que realizan lleva la paz a Afganistán y contribuye a que el país centroasiático se haga "dueño de sí mismo". 

Chacón ha asegurado que los militares españoles trabajan por la seguridad de todos, y les ha trasladado la "gratitud y el orgullo de todos los españoles". "No es fácil que la gente ponga tan alto el valor de servir y deje cosas tan cotidianas como estar con su familia a diario o más relevantes como vuestra propia vida al servicio de todos nosotros", ha asegurado. 

La ministra de Defensa ha rendido además un homenaje a los militares fallecidos en el accidente del Yak-42 en Trebisonda (Turquía), el 26 de mayo de 2003. Chacón, que ha estado acompañada por tres familiares de los militares fallecidos, ha inaugurado un monolito en el Aeropuerto Internacional de Kabul en su memoria, y ha destacado en su discurso que los militares realizaron "un sinfín de actividades esenciales" durante su misión en Afganistán y cumplieron su deber "más allá de lo exigido". Chacón ha asegurado que los fallecidos siempre permanecerán vivos porque trabajaron "de forma ejemplar para devolver la dignidad y la estabilidad a Afganistán". La ministra se ha dirigido a los tres familiares que la han acompañado para transmitirles que sus fallecidos seguirán "entre todos nosotros" y ha destacado su trabajo para alcanzar la paz en el país asiático. Los familiares que han acompañado a la ministra son Francisco Cardona, Granada Ripollés y Miguel Ángel Sencianes, miembros directivos de la Asociación de Familiares del Yak-42. 

Sencianes ha asegurado al término del homenaje que los familiares habían sentido "las huellas" de sus fallecidos y ha agradecido el gesto del Ministerio de Defensa, al tiempo que ha subrayado que la seguridad de las tropas debe ser una prioridad y ha criticado la "inseguridad" que caracterizó la etapa de Federico Trillo al frente de Defensa como causa de la pérdida de los 62 militares españoles. 

Los tres familiares colocaron dos ramos de flores ante el monolito que recuerda con una placa en árabe, en inglés y en español a los 62 militares que perdieron la vida en el accidente aéreo. En la ceremonia homenaje participó el contingente del Ejército del Aire que asume hoy el control del aeropuerto de Kabul y fuerzas de la OTAN destinadas en el aeródromo.

Tras la inauguración del monolito, la ministra de Defensa pasó a presidir la ceremonia de transferencia de mando en el Aeropuerto de Kabul, en la que el coronel del Ejército del Aire Rubén García Servet tomó el testigo del coronel polaco Wojciech Pikula como responsable de la gestión y el control del aeródromo con un contingente de 66 militares de la Fuerza Aérea y seis guardias civiles.

En su discurso en la ceremonia aliada, ante un centenar de mandos, oficiales y tropa de la ISAF, la responsable política de los Ejércitos ha subrayado la importancia que tiene la nueva misión española para "evitar" que el Aeropuerto Internacional de Kabul "vuelva a ser una puerta abierta al terror". "La comunidad internacional sabe que garantizar el buen funcionamiento del Aeropuerto Internacional de Kabul significa también garantizar que Afganistán pueda avanzar hacia la estabilidad y el desarrollo. Se trata de evitar que este aeropuerto vuelva a ser una puerta abierta al terror", ha destacado. 

La ministra ha explicado que los militares españoles gestionarán un aeropuerto con unos 500 vuelos mensuales y que el próximo mes verá transitar a unas 15.000 personas y que además deberán afrontar la instalación del nuevo Cuartel General Conjunto de la ISAF. 

Al término de la ceremonia, Chacón, el jefe de Estado Mayor de la Defensa, general del Aire José Julio Rodríguez, y el jefe del Mando de Operaciones, general de División Jaime Domínguez Buj, se trasladaron hasta la base Camp Zafar para comprobar sobre el terreno el trabajo que realiza los 52 militares españoles que instruyen a dos batallones del Ejército Nacional Afgano. 

Tras ser recibidos por el jefe del 207 Cuerpo del Ejército Nacional afgano, el general Jalandar Shad Behnam, la ministra y su delegación visitaron varias de las instalaciones en las que los instructores españoles forman a los militares afganos en conducción de vehículos ligeros y pesados y mantenimiento de vehículos, entre otras materias.

Además del destacamento de la Fuerza Aérea en el Aeropuerto de Kabul, España mantiene en Afganistán un contingente permanente de 778 militares desplegados en el marco de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo mando de la OTAN, y reforzado durante el periodo electoral por un batallón de 450 efectivos. 

El grueso de las tropas se concentra en la Base de Apoyo Avanzado (FSB) de Herat y en el Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) de Badghis, ambos situados en la zona occidental afgana. El contingente será próximamente reforzado con el despliegue de 220 militares en Baghis aprobado por el Congreso el pasado 23 de septiembre.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios