Fernández Díaz vuelve a defender el control de pasajeros para prevenir el terrorismo

  • "Si no hay seguridad, la libertad es una palabra muy hermosa, pero vacía de contenido", insiste el ministro del Interior.

Comentarios 1

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha apoyado medidas como el registro de nombres de pasajeros que llegan a la UE pero no para controlar las fronteras, sino para prevenir, investigar y perseguir el terrorismo o delitos de especial gravedad, como el tráfico de armas y explosivos o el de personas. Durante la inauguración de un nuevo acuartelamiento de la Guardia Civil en Móstoles, ha señalado que últimamente se ha intensificado el debate sobre libertad y seguridad en la UE y en España debido a los recientes atentados del terrorismo yihadista.

Y como ejemplo, ha lamentado la "barbarie a la que son capaces de llegar en esa competición por el liderazgo del terror", en referencia a la ejecución del piloto jordano por el Estado Islámico que se conoció ayer. "Yo creo que podemos ponernos de acuerdo en que libertad y seguridad son las dos caras de una misma moneda; debemos ser conscientes de que, si no hay seguridad, la libertad es una palabra muy hermosa, pero vacía de contenido", ha indicado Fernández Díaz.

Ha asegurado que hasta ahora en Europa había un equilibro entre libertad y seguridad, pero "la amenaza se ha incrementado", y entre todos habrá que determinar "dónde se sitúa ese nuevo nivel de equilibrio entre libertad y seguridad". "Todos hemos de compartir las herramientas, los instrumentos que ponemos al servicio de aquellos que deben hacer frente a esa amenaza para que puedan ser eficaces en ese combate", ha afirmado.

Por eso ha insistido en que es fundamental controlar las fronteras exteriores de la Unión Europea, y "securizarlas", por ejemplo, a través del Passenger Name Record (PNR) -registro del nombre del pasajero- para controlar la lista de pasajeros sospechosos que entran en el espacio de la Unión.

El responsable de Interior ha apuntado a la "necesidad de llevar a cabo un control lo más intenso posible y lo más eficaz posible del tráfico de armas y explosivos", siendo el PNR un instrumento "no para controlar pasajeros que atraviesan las fronteras, sino para prevenir, investigar y perseguir delitos terroristas y delitos de especial gravedad, y se evitan dos: tráfico de armas y explosivos y tráfico de personas". "Es una realidad que en España existe un buen control de las armas y explosivos, y que la Guardia Civil, que es el cuerpo de seguridad del Estado que tiene encomendada por Ley esa materia, lo está realizando muy bien", ha agregado.

El ministro ha aprovechado para insistir en que España es el tercer país más seguro de la Unión Europea, lo que lo convierte "sin duda, en uno de los países más seguros del mundo", al cerrar 2014 con una tasa de criminalidad de 44,8 delitos, faltas o infracciones penales, por cada 1.000 habitantes, 20 puntos por debajo de la media de la UE y muy por debajo de países con los que España debe compararse por dimensión, como Francia, el Reino Unido o Alemania. "Estamos sensiblemente mejor que esos países, lo cual es un motivo de legítimo orgullo, aunque no, insisto, de autocomplacencia", ha señalado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios