Garzón impone comparecencias semanales a tres responsables de D3M y Askatasuna

  • El magistrado retrasa hasta el martes su decisión sobre la suspensión de actividades de ambas formaciones.

Mientras el Supremo decide sobre la impugnación de sus listas en base a la Ley de Partidos, la vía pena sigue avanzando contra D3M y Askatasuna. El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón dejó en en libertad a los 13 miembros de la plataforma D3M y del partido Askatasuna a los que imputa cargos de integración o colaboración con ETA. A tres de ellos Garzón les ha impuesto medidas cautelares -la obligación de presentarse en el juzgado cada semana y la prohibición de salir de España- para evitar su fuga. Además, el magistrado acordó aplazar hasta el próximo martes su decisión sobre si decreta la suspensión de actividades de ambas formaciones que, recuerda, fueron creadas siguiendo las directrices de ETA y actúan como "referente político" de la banda terrorista.

Los imputados, que se negaron a declarar ante el juez, accedieron a las dependencias del Juzgado Central de Instrucción número 5 en dos tandas, primero los miembros de D3M y después los de Askatasuna. Los parte de D3M prestaron declaración ante Garzón los representantes legales en Guipúzcoa Ainara Echevarria, Itziar Garmendia y Eneko Aguirre; en Álava, Óscar Viteri y Fernando Antía; y en Vizcaya María Lidia Barcena, Ana Rosa Tapia y Ainoa Barrena. En relación con Askatasuna declararon su presidente, José Antonio Munduate; su secretario, Xabier Isasa Garmendia, y los candidatos de la formación en las tres provincias vascas: Urtzi Vidal (Vizcaya), Miriam Diaz de Tuesta (Álava) y Jaione Unanue (Guipúzcoa). 

Tras comparecer ante el juez, Garzón les dejó en libertad con cargos, imputándoles a todos delitos de integración o colaboración en organización terrorista, y para tres de ellos el magistrado impuso medidas cautelares de carácter leve. Se trata del presidente y el secretario de Askatasuna, cuya actuación encajaría en el delito de integración en organización terrorista y, según Garzón, su responsabilidad se extiende a 1998 momento en el que "activaron el partido para su presentación en las elecciones". 

El otro al que Garzón ha impuesto medidas cautelare es el representante de D3M por Álava Fernando Antía, del que Garzón señala que ayudó directamente a la consecución de los fines de ETA "que eran la presentación de la candidatura de dicha agrupación a las elecciones al Parlamento Vasco". El acusado, apunta el juez, se encargó de acreditar avalistas para D3M en Álava y ayudó cabeza de lista Amparo Las Heras, encarcelada por el juez en la madrugada del 26 de enero. Los tres deberán comparecer de forma semanal en el Juzgado más cercano a su domicilio y no podrán abandonar el territorio nacional. 

También Garzón ha levantado el secreto de sumario que pesaba sobre las actuaciones para que los imputados puedan ejercer su legítimo derecho a la defensa en la vistilla relacionada con la suspensión de actividades, a la que ha citado a los representantes legales de los dos partidos el  martes a las 10:00. No será hasta entonces, tras escuchar a las partes, cuando decida sobre la suspensión de actividades solicitada por la Fiscalía en un escrito de 109 folios que firma el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza. 

El informe de la Fiscalía señala que "del examen de las recientes diligencias aportadas al procedimiento se desprende la existencia de indicios que claramente evidencian la instrumentalización de Askatasuna y DM3 por la organización ilegal ANV-Batasuna y su incardinación en el complejo terrorista ideado y liderado por ETA con la finalidad de cubrir el frente institucional del MLNV". 

Por estos motivos, la Fiscalía solicita al juez la "suspensión de toda clase de actividades de las formaciones y agrupaciones electorales citadas por un periodo de 5 años, incluido el derecho a la presentación de candidaturas y a la concurrencia a los procesos electorales". Así, en caso de que Garzón suspenda sus actividades, ni D3M ni Askatasuna podrán presentarse a las elecciones autonómicas del País Vasco del 1 de marzo.   

También por orden de Garzón, el pasado 23 de enero fueron detenidas ocho personas acusadas de intentar reconstruir y reactivar a la ilegalizada Batasuna. Tres días después, el magistrado dictó auto de prisión para todos los detenidos en el que apuntó a D3M como nuevo "centro organizativo" de la formación ilegalizada. Además, Garzón señaló que tanto esta plataforma como Askatasuna, son instrumentos "a las órdenes de ETA" como lo fueron Batasuna y su herederas, el PCTV y ANV, que pretenden "burlas a las instituciones del Estado y conseguir estar presentes en las mismas.

Los arrestados que ya ingresaron en prisión a los que Garzón imputó un delito de integración en organización terrorista, son la portavoz de D3M, Rosario Amparo Lasheras; la representante de ANV y portavoz de la izquierda abertzale, Arantza Urkaregi; el asalariado del PCTV Imanol Nieto; Iker Rodrigo Basterrecha; Elisabet Zubiaga; Hodei Egaña, detenido en dos ocasiones por actos de 'kale borroka' y promotor del acto de homenaje a José Ignacio de Juana Chaos; el miembro de ANV Agurtzane Solabarrieta; y el miembro de la Mesa Nacional de Batasuna en 2001 Iñaki Ángel Olalde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios