La Generalitat no acepta la legalidad española porque "es la de los otros"

  • Mas dice en su visita a Felipe VI en el Palacio de La Zarzuela que "vengo en son de paz"

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, dijo ayer antes de ser recibido en audiencia por el Rey Felipe VI en el palacio de la Zarzuela: "Vengo en son de paz". El vicepresidente de la Generalitat, Francesc Homs, lanzó este mensaje: "No podemos aceptar que la legalidad son los otros", en referencia a la legalidad española. Desde el Gobierno, su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría, abundó en la advertencia lanzada el día anterior por el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, al advertir que cualquier medida que adopte la Generalitat que pueda ser contraria a la Constitución y no respete las leyes se examinará y se impugnará, como el Gobierno ha hecho siempre.

Este marco de abierta confrontación rodeó ayer la audiencia de Felipe VI a Mas en el Palacio de la Zarzuela. Un periodista preguntó al president, mientras esperaba al Monarca en una sala, si se veía de visita oficial a Madrid, pero como jefe de otro Estado. "No comment, vengo en son de paz", fue la respuesta del jefe del Ejecutivo catalán. Mas también añadió que hacía tiempo que no visitaba la residencia real.

Una vez con el Rey, que presentaba un gesto algo más serio que al recibir a otros presidentes autonómicos, ambos estrecharon las manos posando para los fotógrafos. Posteriormente, Mas puso su mano sobre la espalda del Rey cuando se dirigían al despacho donde se celebra la reunión. El president no hizo declaraciones a su salida de la audiencia con Felipe VI, como sí hicieron otros presidentes autonómicos que esta semana se han entrevistado con el monarca.

Mas y el Rey se reunieron tres días después de que el mandatario catalán pactara una lista y el plan soberanista con el líder de ERC, Oriol Junqueras. Es la primera cita oficial mantenida entre ambos desde que el Rey fue proclamado en junio de 2014, aunque se han visto en varios actos en Cataluña a los que ha asistido Felipe VI.

La vicepresidenta del Govern, Neus Munté, avanzó que Mas afrontaba el encuentro desde la normalidad y la cordialidad: "Las relaciones tienen que continuar siendo cordiales. El contenido del encuentro no lo conocemos y seguro que podremos dar más detalles cuando se haya producido".

Mucho más beligerante se mostró el número dos del Govern. Francesc Homs remarcó que no pueden "aceptar que la legalidad son los otros [España]", porque ésta viene a través de la "legitimación democrática" de las urnas y recordó "en la época de Franco también había una legalidad", aunque cree que no son épocas comparables. El conseller comentó también la "desconexión" de la "legalidad española", que se supliría con una ley catalana de "transitoriedad", prevista en la hoja de ruta a aplicar en caso de que la lista soberanista de CDC y ERC gane las elecciones del 27-S por mayoría absoluta.

En este sentido, Homs subrayó: "No podemos aceptar que la legalidad son los otros" porque ésta "viene como consecuencia de la legitimación democrática y del cumplimiento de las reglas del juego y del respeto a la voluntad del pueblo", que es quien, a través de las urnas, "elige el Parlament que legisla" las nuevas normativas. Para Homs, si Cataluña se supedita siempre a las leyes españolas no será "nunca libre. Siempre tendremos las imposiciones de esta legalidad española que es de una arbitrariedad absoluta y de un poco respeto a la voluntad democrática absoluta", ha añadido. Según Homs, Cataluña tiene su propia "troika", que es "el Gobierno central y el Tribunal Constitucional, y a la que nos la tenemos que sacar de encima".

El dirigente de CDC reveló que, en las reuniones para confeccionar la candidatura independentista, Mas planteó al líder de ERC, Oriol Junqueras, si podrían repetir la fórmula para las generales y el republicano dijo que es algo que ya hablarían más adelante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios