La Guardia Civil busca el cuerpo de Publio Cordón al sur de Francia

  • El supuesto asesino del empresario confesó en noviembre el sitio donde podría estar el cuerpo del empresario.

El empresario Publio Cordón fue raptado en Zaragoza por la banda terrorista Grapo y aunque sus miembros aseguraron que el rehén había sido liberado, nunca más se supo de Cordón. Ahora, 14 años después de su desaparición el caso ha sido abierto ya que uno de los miembros del Grapo y asesino del empresario, Fernando Silva Sande, confesó, el pasado mes de noviembre, ante el juez el sitio donde podrían estar los restos de Cordón. Desde entonces, la Guardia Civil se encuentra en busca del cadáver en el sur de Francia.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska, encargado de la instrucción del sumario sobre el secuestro, ha reabierto la instrucción a raíz de esta revelación del terrorista y ha declarado el secreto de las actuaciones. El magistrado tomó declaración al miembro de los Grapo después de ser informado de su confesión por la Guardia Civil. Silva Sande fue trasladado entonces a la Audiencia Nacional donde comunicó la supuesta ubicación del cuerpo, añadieron fuentes cercanas a la investigación.

El terrorista, por su parte, no ha sido juzgado por un delito de asesinato terrorista dado que la muerte del empresario no había quedado acreditada hasta el momento. En el caso de que apareciera el cuerpo, Silva Sande debería someterse a una nueva vista oral respaldada por las nuevas pruebas.

El Tribunal Supremo revisa en la actualidad la condena a 28 años de prisión impuesta por la Audiencia Nacional en diciembre de 2007 al miembro de los Grapo por un delito de detención ilegal relacionado con el secuestro del industrial. Durante el juicio, Sande se conformó con la condena y desistió de interponer recurso de casación ante el Alto Tribunal, aunque sí lo hizo la mujer de Cordón, Pilar Muro, quien indicó sobre los nuevas pistas que "es como un milagro" que se esté tratando de localizar el cuerpo de su marido.

La esposa del empresario manifestó que se siente "muy esperanzada" ante la búsqueda que lleva a cabo la Guardia Civil en Francia para intentar localizar el cuerpo del empresario. "Me parece que es un milagro, estoy contenta, esperanzada, al igual que el resto de la familia, a ver si es posible conocer lo que ocurrió y qué hicieron con mi marido", aseguró. Además, Muro añadió que esta esperanza se mezcla al mismo tiempo con un sentimiento de angustia. "Aunque todos los días nos acordamos de Publio, estoy muy angustiada, reviviendo el momento".

En 1995, la sentencia de la Audiencia Nacional absolvió a los otros integrantes de la organización terrorista acusados por el secuestro del empresario, Manuel Pérez Martínez, alias 'Camarada Arenas', e Isabel Llaquet al considerar que no existen indicios válidos que señalen que ordenaron el secuestro.  

A pesar de la absolución del resto de miembros de la banda terrorista, la Audiencia Nacional condenó al Grapo al abono a los hijos de Publio Cordón de una indemnización de 300.506 euros (50 millones de pesetas) en caso de que se acreditara que su padre sigue con vida, mientras que en caso de que se certifique la muerte del empresario, la cantidad deberá pagar en concepto de indemnización casi dos millones y medio de euros (400 millones de pesetas).  

Según el relato de hechos probados por la Audiencia Nacional, entre los meses de mayo y junio de 1995, los tres procesados mantuvieron en París una reunión junto al también terrorista, ya condenado por estos hechos, Enrique Cuadra Echeandía, quien recibió la orden de llevar a cabo el secuestro de una persona adinerada para recaudar fondos para la banda. Fue en aquella reunión en la que se seleccionó como víctima al empresario afincado en Zaragoza Publio Cordón.  

El propio Enrique Cuadra fue el encargado de realizar las tareas de vigilancia de la víctima, así como la posterior negociación con su familia junto a otros dos miembros de la banda también condenados, José Ortín y Concepción González. Los tres vigilaron a Publio Cordón durante más de 20 días, tanto en su domicilio como en su empresa, para conocer sus costumbres, según indica el escrito de acusación provisional del fiscal.  

Fue el día 27 de junio de 1995 cuando Silva Sande, armado con una pistola, acompañado de Ortín y Cuadra abordaron al empresario cuando practicaba 'footing' en compañía de sus tres perros. Dos días después, los terroristas se pusieron en contacto con la familia de Publio Cordón a la que solicitaron 500 millones de pesetas a cambió de la liberación del secuestrado. Esta cantidad fue finalmente rebajada a 400 millones y fijaron la ciudad de París como lugar de entrega de esta cantidad.  

Hasta la capital francesa se desplazó la hija de Publio Cordón acompañada de su marido y allí se reunieron con Silva Sande y Cuadra Echeandía, a los que entregaron el dinero en metálico repartido en tres bolsas de deporte.  

No obstante, después de que los Grapo recibiesen el dinero y pese a que anunciaron a la familia la fecha, la hora y el lugar en el que sería liberada la víctima, hasta la fecha no se conoce el lugar en el que fue retenido, ni su paradero, ni si fue puesto en libertad, ni si está vivo o no.

Durante sus últimas comparecencias en la Audiencia Nacional como acusado en distintos procesos pendientes, Silva Sande no sólo ha mostrado su distanciamiento con la actividad terrorista, sino sus diferencias con la dirección del PCE(r), siglas del Partido Comunista de España (reconstituido), ilegalizado por el Tribunal Supremo por ejercer de brazo político de los GRAPO.  

El pasado mes de septiembre, Sande compareció como testigo en un juicio por un atentado contra una emisora de la Cope en 1998 y criticó a la banda terrorista a la que tildó de "secta" y a sus integrantes. "La organización funciona como una secta, hay que tener mucha fe o ser un cretino para estar en esa secta", dijo.  

Asimismo, Sande, fue condenado a 60 años de cárcel el pasado día 13 por la muerte de dos guardias civiles en 1989. El ex terrorista negó haber participado en esos hechos y culpó de ellos al secretario general del PCE (r), Pedro Martínez alias 'camarada Arenas', absuelto en el proceso por la desaparición de Cordón junto a su mujer Isabel Llaquet. "Los Grapo ejecutan lo que les ordena el partido y el secretario general es la autoridad máxima, siempre ha sido así", señaló Sande antes de mostrarse convencido de que ninguna "acción" de la organización terrorista "se hace sin la autorización" del 'camarada Arenas'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios