Interior y el PP matizan la "dimensión política" de ETA

  • Fernández Díaz replica a la izquierda 'abertzale' que no ha reconocido un "conflicto político" y el PP vasco reitera que la banda en ningún caso obtendrá contrapartidas

El portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso, Leopoldo Barreda, recalcó ayer que ni en el caso de que, como demandan los demócratas, ETA se disuelva definitivamente los terroristas recibirán ninguna contrapartida política. Respondía así al representante de la izquierda abertzale Joseba Permach, quien interpreta como un "paso en la buena dirección" que el Gobierno "reconozca la dimensión política del conflicto" vasco.

Las palabras de Permach llegaban un día después de que el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, afirmase que ETA ya no es "fundamentalmente un problema policial", sino que tiene "una dimensión política que no se puede obviar y que debe gestionarse de forma distinta".

En declaraciones a Europa Press, Barreda quiso dejar claro ayer que la voluntad del Gobierno es "lograr la disolución definitiva e incondicional de ETA", es decir, "sin ningún tipo de contrapartida política". "Tienen que tener claro que no van a lograr ninguna de sus pretensiones políticas", insistió el portavoz popular.

El propio ministro del Interior declaró ayer a la agencia Europa Press que la dimensión política del problema de ETA se refiere a la pretensión que tiene el mundo de la banda de convertir una derrota policial en victoria política. Algo que, precisó, se debe impedir y para ello apostó por la unidad de los demócratas. "Yo no hablé de un conflicto político" o de un "proceso político", precisó Jorge Fernández Díaz, quien recalcó que "desde el 20 de octubre, y fruto de la derrota policial a la que le ha sometido el Estado de Derecho, ETA ha dejado de ser un problema fundamentalmente policial, que sigue siéndolo, y por eso la Guardia Civil y la Policía siguen actuando, para tener una dimensión política".

El consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, recordó a la izquierda abertzale que tiene "mucho camino que recorrer" para incorporarse "definitivamente" a la democracia. "ETA -agregó- nunca se puede contemplar como un problema desde la política. Es simplemente una banda terrorista. En todo caso, el debate político se hará entre las fuerzas que legalmente compitan en las elecciones".

El Foro de Ermua admitió ayer cierta "preocupación" por algunos pasos que está dando el Gobierno respecto a ETA, como las palabras del ministro del Interior sobre la dimensión política del terrorismo, y exigió al Ejecutivo que no negocie con la organización terrorista.

El portavoz del colectivo, Fernando García Capelo, reconoció esta preocupación a Europa Press y mostró su rechazo a la expresión utilizada por el ministro en el Pleno del Congreso. Además aseguró que el Gobierno y algunos dirigentes del PP han mostrado otras actitudes que fomentan este malestar, como la reunión del líder del PP vasco, Antonio Basagoiti, con Pello Urizar, de Bildu.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios