Marruecos se defiende y acusa a los activistas españoles de provocar una "cólera legítima"

  • "¿Cuál sería su opinión si organizaciones marroquíes entrasen en España para reivindicar la independencia del País Vasco?", pregunta un portavoz del Gobierno marroquí.

Comentarios 34

Marruecos "dará al Gobierno español las explicaciones que haga falta" sobre los hechos acaecidos el pasado sábado en El Aaiún, en el Sahara Occidental, señaló el portavoz del Gobierno marroquí, Jalid Naciri, quien calificó lo sucedido como una "provocación" por parte de los activistas españoles.

"Si nos piden explicaciones, las daremos, porque somos un país responsable", dijo Naciri, al tiempo que transmitió una pregunta a las ONG españolas prosaharauis: "¿Cuál sería su opinión si organizaciones marroquíes entrasen en España para reivindicar la independencia del País Vasco?". El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo en Shanghai (China) que el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha pedido al secretario de Estado de Asuntos Exteriores que recabe las explicaciones "oportunas" sobre el trato que recibieron los activistas españoles.

Los 14 españoles que participaron el pasado sábado en El Aaiún en una protesta en apoyo al pueblo saharaui, 11 de los cuales fueron retenidos en comisaría, llegaron a España. "Se trata de españoles que entraron como turistas, no como activistas, y los acogimos como hermanos. Súbitamente, se convirtieron en activistas del Polisario, con camisetas de 'Sahara Libre', banderas...", indicó Naciri, quien agregó que esto despertó la "cólera legítima y espontánea de la población" y condujo al "altercado". El también ministro de la Comunicación aseguró que "la Policía no les golpeó, contrariamente a la versión de los españoles, sino que les protegió".

Una de las españolas afectadas, Carmen Roger, activista de SaharAcciones, dijo a su llegada a Santa Cruz de Tenerife que los agresores "eran policías disfrazados de paisano, lo sabemos porque luego los vimos en comisaría, no es que nadie nos lo contara". Sin embargo, Naciri insistió en que las fuerzas policiales fueron quienes consiguieron sacar a los españoles de la paliza y aconsejó a los activistas prosaharauis que "no repitan acciones como éstas si no quieren reacciones extremadamente violentas" de la población. "Hay que decir a estas ONG que la provocación es inadmisible", recalcó, y consideró asimismo que el grupo de españoles "sirve, de manera consciente o inconsciente, a la agenda de Argelia".

Respecto a los orígenes del altercado, el portavoz apuntó hacia "medios hostiles a Marruecos en España, furiosos por el éxito de la visita de (el ministro español del Interior, Alfredo Pérez) Rubalcaba, y el final exitoso del conflicto en torno a Melilla". Rubalcaba se reunió hace una semana en Rabat con el rey Mohamed VI de Marruecos y con su ministro del Interior, Taieb Cherkaui, para zanjar los incidentes ocurridos entre julio y agosto en la frontera de Melilla, que motivaron cinco notas de protesta por parte del Gobierno marroquí y derivaron en un bloqueo comercial de dos días contra la ciudad autónoma. El titular español del Interior dio entonces por "superados" los incidentes y aseguró que éstos se han aprovechado para reforzar la cooperación policial entre los dos países.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios