Los Mossos abandonan su encierro pero amenazan con endurecer sus protestas

  • La Policía autonómica catalana se planta contra los recortes y la falta de chalecos antibalas

Los Mossos d'Esquadra que se encerraron el viernes en la comisaría de la Policía catalana de la Plaza de España de Barcelona abandonaron ayer el encierro tras pernoctar en ella y amenazar al departamento de Interior con endurecer sus protestas si no se aviene a negociar los ajustes.

Una cincuentena de agentes de los Mossos d'Esquadra irrumpieron el viernes por la mañana en la recepción de la comisaría central del Eixample y unos 30 de ellos pernoctaron en el vestíbulo, sin entorpecer la atención al público y la labor policial de sus compañeros. Los encierros de policías autonómicos, que según los sindicatos han sido "espontáneos", también se produjeron en las comisarías de Lérida, Gerona, Badalona, Vic, Pineda, Figueras, Manresa, Cornellá y Vielha, según el delegado del Sindicat de Mossos d'Esquadra (SEM-CCOO), Antoni Castejón.

Los Mossos d'Esquadra protestan por los recortes salariales anunciados por el departamento de Interior y por la falta de recursos, como los chalecos antibalas ligeros.

Como medida de protesta, los policías autonómicos acordaron en asambleas cumplir estrictamente los protocolos policiales y dejar de utilizar el catalán en sus comunicaciones internas. Esta medida, que ha sido criticada por algunas instituciones culturales y partidos políticos, fue rectificada por el sindicato SAP-UGT, cuyo delegado Valentí Anadón, dijo a Efe que no se cumplirá.

Los Mossos también han decidido no utilizar para asuntos laborales sus teléfonos móviles personales y salir a patrullar con los chalecos antibalas puestos como protesta por no disponer de los chalecos ligeros que reivindican desde hace años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios