Muere otro militar en Afganistán

  • Una mina anticarro explota al paso de un blindado BMR matando al soldado John Felipe Romero, de 21 años y nacionalidad colombiana, e hiriendo a otros seis · Los soldados responden abatiendo a tres talibanes

Comentarios 5

Un militar falleció y otros seis resultaron heridos en un atentado contra un convoy español en Afganistán, a su paso por la localidad de Sang Atesh. El soldado fallecido es John Felipe Romero Meneses, de nacionalidad colombiana y de 21 años de edad, destinado en el regimiento de Cazadores de Montaña Arapiles 62, con bases en Barcelona y en la localidad gerundense de San Clemente de Sescebes.

El atentado se produjo al estallar una mina anticarro al paso del vehículo blindado que daba escolta y protección a una caravana del programa mundial de alimentos en la citada localidad, situada al norte de Qala-e-Naw, donde las tropas españolas han sufrido varios ataques.

Los seis heridos fueron evacuados en helicóptero hasta el hospital Role 2 de la base de apoyo avanzando de Herat. Los dos soldados que se encuentran más graves son el teniente del Ejército de Tierra Jordi Francesc Rubio Carceller, de 28 años, casado y natural de Hospitalet (Barcelona), y el soldado de nacionalidad colombiana Daniel Ospina Quintana, de 23 años.

Los otros cuatro heridos son los soldados Juan Morales Aroca, de 24 años, Joshua Alcalá Silvera, de 20, Carlos Gatos Guardado, de 23, y Gerson Jaime Rodríguez, de 19.

El soldado fallecido viajaba en un BMR, el blindado más antiguo de las Fuerzas Armadas, que está siendo sustituido por los vehículos RG-31, mejor preparados para soportar este tipo de explosiones. El blindado era el primero de una columna de 11 vehículos que iban en misión de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) con la Policía afgana.

Fuentes del Ministerio de Defensa informaron después que el BMR había sido modernizado hace dos años, tanto en su motor como en el reforzamiento del blindaje. Sobre el artefacto sólo se sabe con certeza que era de gran potencia, por lo que dos expertos del Centro Internacional de Desminado partirán hasta el lugar de los hechos para desarrollar la investigación pertinente.

La respuesta de los militares al atentado sufrido por las tropas provocó la muerte de tres de los talibanes que participaron en el ataque. Los militares que formaban parte del convoy que escoltaba a la caravana de alimentos sufrieron un nuevo ataque cuando trataban de recuperar el blindado BMR que había sido atacado.

Las tropas españolas respondieron al ataque con disparos y acabaron con la vida de tres talibanes, que tras la explosión de la mina habían permanecido ocultos en la zona para atacar de nuevo a los soldados. Las tropas se incautaron también de armamento y munición de los insurgentes.

Los soldados del contingente atacado pidieron ayuda aérea para repeler el ataque. Helicópteros de ataque AW129 del Ejército italiano colaboraron en las labores para repeler el ataque.

El fallecimiento de Romero Meneses eleva a cuatro las víctimas mortales de la misión española en el país por atentados con minas anticarro. Las tropas en Afganistán sufrieron un ataque similar el pasado mes de octubre. El cabo Cristo Ancor Cabello falleció entonces cerca de Herat, cuando el vehículo en el que viajaba pisó una mina anticarro, provocando además cinco heridos. Desde finales de 2002, 92 militares han perdido la vida en la misión de la ISAF.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios