Presupuestos

Rajoy acusa al Gobierno de no buscar un consenso amplio

  • El líder del PP asegura que las cuentas para 2009 "no son realistas porque escamotean la verdad, nos instalan en el déficit, entorpecen la recuperación y recortan el gasto social".

Comentarios 3

El líder del PP, Mariano Rajoy, acusó al Gobierno de cometer el error de no buscar un consenso amplio sobre la política económica que se refleja en los Presupuestos Generales del Estado de 2009.

Durante su intervención en el debate de enmiendas a la totalidad de los Presupuestos, Rajoy señaló que el Gobierno ofrece un presupuesto virtual, "para salir del paso, del que no han querido pactar ni la fecha, sino que lo adornan con frivolidades".

Rajoy subrayó que el Gobierno ha perdido una oportunidad "preciosa" para mostrarse menos soberbio, aceptar las ayudas que se le han ofrecido y buscar la fuerza de un acuerdo consistente. En este sentido, indicó que la confianza se recupera diciendo la verdad y aunando voluntades, circunstancias, que, a su juicio, no ha sabido hacer el Gobierno.

El líder del PP se refirió a algunas acusaciones del Gobierno hacia el partido de la oposición, y criticó que antes fuera antipatriótico decir la verdad y que ahora sea irresponsable supervisar las cuentas.

Asimismo, indicó que las consecuencias de la crisis son más graves en España que en otros países porque la situación económica era peor. Así, subrayó que una crisis financiera es una crisis de confianza en la que lo pasa peor el que menos confianza inspira, "porque es el primero al que se le recortan los préstamos y al que más se le encarecen los intereses". A su juicio, los mercados mundiales no se fían de lo que el Gobierno está haciendo, una desconfianza que cuesta muchísimo dinero a los ciudadanos, más que la subida del precio del petróleo.

Sobre la previsión de que la economía española crecerá el 1 por ciento el próximo año, Rajoy exclamó irónicamente: “¡Qué Dios le oiga, señor Solbes!”.

Rajoy calificó de "auténtico descalabro" la caída de casi cuatro puntos del PIB en el saldo de las cuentas públicas, principalmente como consecuencia del descenso de los ingresos tributarios.

El líder de la oposición criticó que los Presupuestos recorten "con especial cuidado" todo lo que puede ser útil para la recuperación económica, como inversiones, el gasto en educación o el apoyo a la pequeña empresa exportadora. Consideró inaceptable que se puedan cumplir las previsiones del FMI y que haya tres millones y medio de desempleados, con una tasa de paro cercana al 15 por ciento.

Para reactivar la economía, Rajoy propuso bajar los impuestos, especialmente el de Sociedades, y aliviar la carga de las hipotecas con una deducción acorde con los altos tipos de interés. Abogó por apoyar con nuevas medidas fiscales a las familias que se esfuerzan por ahorrar, favorecer con libertad de amortización a la inversión productiva de las empresas y recuperar los incentivos fiscales a la I+D+i.

Rajoy concluyó su intervención destacando que los presupuestos "no son realistas porque escamotean la verdad, nos instalan en el déficit, entorpecen la recuperación económica, carecen de política de empleo y recortan el gasto social".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios