Rajoy sobre las cargas: "Con mesura y serenidad la situación no se repetirá"

  • El ministro de Interior admite "excesos", pero de los radicales y no de la Policía, y comparecerá en el Congreso para explicar la actuación. El SUP le llama "cobarde" por descargar la responsabilidad en la Policía.

Comentarios 81

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha pedido "serenidad y responsabilidad" a "todos" en las protestas que se están registrando en Valencia y ha instado a actuar "con mesura y sentido común" para no dañar la imagen de España en el exterior.

En rueda de prensa en Downing Street junto al primer ministro británico, David Cameron, Rajoy ha sido preguntado por la posibilidad de que las protestas estudiantiles de Valencia y la represión policial de las mismas puedan extenderse a otros puntos del país.

Ha reconocido que todas las personas tienen derecho a manifestarse y a expresar sus opiniones, pero ha subrayado que "todo el mundo debe entender que las fuerzas y cuerpos de seguridad tienen unas funciones que cumplir". "Si actuamos con mesura y sentido común, este tipo de cosas no se volverán a repetir", ha señalado Rajoy, quien confía en que no haya más incidentes.

El jefe del Ejecutivo ha admitido que España atraviesa un momento difícil, pero lo mejor para el país es que "todos tiremos del carro". A su juicio, eso es lo que le conviene a España: "Todos debemos hacer un esfuerzo para estar a la altura; es el momento de la serenidad y la responsabilidad; no podemos dar una imagen fuera que no es la de nuestro país".

Rajoy ha considerado además que, ante la compleja situación que atraviesa el país, el Gobierno está tomando medidas "de forma justa y equitativa". Ha recordado así que, además de las iniciativas que afectan a los contribuyentes, se han adoptado medidas dirigidas a las entidades financieras o las administraciones públicas, que deberán "apretarse el cinturón".

Interior admite "algún exceso" y luego matiza que se refiere a los radicales

Previamente, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, había asegurado que junto a los estudiantes que protestaron en Valencia había infiltrados "radicales y violentos" que son los que, a su juicio, crean los problemas, y admitió en un proncipio que eso ha provocado "algún exceso y alguna actuación desafortunada por parte de algún policía". Más tarde el ministro aseguró que la Policía está "para controlar los excesos" y no para excederse "en el control", en referencia a los incidentes ocurridos en los últimos días en Valencia entre estudiantes y las fuerzas del orden y reguntado por sus afirmaciones de la mañana del martes ha dejado claro que se refería a los "excesos" de los "radicales y violentos" que han aprovechado las protestas estudiantiles para provocar altercados."Estamos para controlar los excesos y no para excedernos en el control", ha insistido.

Fernández Díaz se ha remitido a una próxima comparecencia a petición propia en el Congreso en la que aportará todos los detalles sobre la actuación policial en los incidentes de Valencia.El ministro comparecerá en el Congreso por voluntad propia. "El ministro tiene el deber de comparecer, y con mucho gusto comparecerá", ha dicho, aunque deja claro que está al lado de la policía. Ha remarcado que, si solo hubiera habido estudiantes en las protestas, "la cosa se hubiera desarrollado de manera diferente", y ha puesto como ejemplo que una botella lanzada por un radical hirió a una mujer. Según él, algunos se aprovechan de la buena voluntad de los menores y no tienen como objetivo una reclamación estudiantil, sino que quieren aprovecharlo "como caldo de cultivo para lo que han hecho: quemar las calles de Valencia".

Fernández ha calificado de lapsus lingue las palabras del jefe superior de la Policía de la Comunidad Valenciana, Antonio Moreno, cuando calificó a los manifestantes de enemigo, y ha considerado que se equivocó en su comentario: "Entiendo lo que quería decir pero sin duda no ha estado afortunado". Ha asegurado que la policía ha de garantizar el derecho de reunión y manifestación en el marco de la ley, pero algunas protestas desde la semana pasada en Valencia "no habían sido comunicadas" y afectaban a la vida de la ciudad, y no se hizo caso a los requerimientos verbales de la policía. Según el ministro, esta dinámica la aprovechan "algunos elementos radicales y violentos" infiltrados entre los estudiantes. "Como norma general o principio general, estoy, como institución, al lado de la Policía. Si luego hay una conducta individual que ha sido excesiva o desafortunada, actuaremos en consecuencia", ha insistido.

Gallardón defiende la actuación policial

Por su parte, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha defendido la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en los incidentes. En declaraciones a RNE, Ruiz-Gallardón ha señalado que el Gobierno defenderá siempre el derecho a la libertad de expresión y a la libertad de manifestación, por tratarse de derechos constitucionales. No obstante, en el caso de los incidentes de Valencia, según el titular de Justicia, los agentes de la Policía Nacional ha sido "violentamente agredidos". "No llevemos nuestras simpatías a los que atacan a los que hacen posible que usted y yo seamos personas libres en una nación libre", ha dicho.

Al ser preguntado si cree proporcionada la acción de la policía, se ha mostrado convencido de que debe estudiarse cada caso concreto pero ha abogado por otorgar la presunción de actuación legítima siempre a las fuerzas de seguridad que, ha recordado, son las que garantizan los derechos fundamentales de los ciudadanos. "No sería ecuánime, de ninguna de las formas, el que equiparásemos lo que es una reacción ante una violación de los comportamientos que están admitidos en una sociedad democrática y lo que es una reacción no solamente legítima, sino obligada para restablecer esa garantía de los derechos fundamentales", ha opinado el ministro.

El SUP llama "cobarde" al ministro por descargar la responsabilidad en la Policía

El Sindicato Unificado de la Policía (SUP) ha cargado contra el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, al que ha llamado "cobarde" por sus declaraciones en las que ha admitido "algún exceso y alguna actuación desafortunada por parte de algún policía" en Valencia. A juicio del sindicato, si cree que esto se ha producido, lo que tiene que hacer es cesar a la Delegada del Gobierno.

"Las declaraciones del ministro del Interior diciendo que la actuación policial tal vez ha sido excesiva es un acto de cobardía política y personal, porque si ha sido excesiva debe empezar por cesar a la máxima responsable política, la Delegada del Gobierno, y después por fijar protocolos de actuación adecuados a esas situaciones, que no existen", ha denunciado el SUP en un comunicado. 

Este sindicato aboga además por iniciar "una investigación sobre todos los hechos ocurridos, disponer que se graben todas las actuaciones, e impartir instrucciones a los delegados del Gobierno, jefes superiores y responsables de las UIPs de cómo hay que actuar en los conflictos que sin duda se van a repetir en el futuro inmediato". "Descargar toda la responsabilidad en que la actuación de la Policía ha sido excesiva es políticamente cobarde y moralmente miserable", ha zanjado.

A pesar de ello, el SUP se muestra crítico con la actuación de la Policía en Valencia, pero distingue entre ayer y el resto de los días. A su juicio, fue este lunes cuando los agentes pasaron "de tener toda la razón, a empezar a perderla".  Dice que se "mataron moscas a cañonazos", porque "el fin que se pretendía, restablecer una calle al tráfico, era menos importante que no provocar un clima de crispación, heridos, y violencia que es bastante más perjudicial para la convivencia que el que esa calle estuviese una o dos horas más sin circulación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios