Rajoy asegura que los socialistas gallegos han sustituido la austeridad gallega por el "lujo asiático"

  • Touriño aboga por promover alimentos "de excelencia" como "garantía del pan" de las futuras generaciones.

Segundo día de campaña oficial para el presidente del Partido Popular Mariano Rajoy que viajó a Galicia convencido de que alcanzará sin problemas los 28 escaños que marcan la mayoría absoluta que necesita para gobernar. Rajoy acusó a los socialistas gallegos de haberse "hecho nacionalistas" en cuatro años sustituyendo "la austeridad propia del pueblo de Galicia por el lujo asiático", en referencia a la supuesta inversión realizada por el presidente de la Xunta en la reforma de instalaciones de San Caetano. Rajoy aseguró que durante cuatro años de mandato del bipartito "lo más relevante que ha ocurrido" es que "ha decrecido la actividad económica y aumentado el desempleo", por ello presenta como alternativa firme a Alberto Nuñez Feijóo del que dijo que es "un candidato capaz con un proyecto político y unos objetivos muy claros". Las promesas electorales del candidato popular a presidir la Xunta se han centrado hoy en las pensiones: Feijóo se ha comprometido mantener el nivel actual de las de viudedad y ampliarlas cuando remita al crisis. Por su parte, el socialista Emilio Pérez Touriño palpó en el mercado una crisis de la que se sale "tra-ba-jan-do", según los comerciantes. El candidato socialista a la Xunta abogó por promover alimentos "de excelencia" como "garantía del pan" de las futuras generaciones. 

La mañana del segundo día de campaña electoral ha sido intensa en Galicia. El presidente del PP, Mariano Rajoy ha visitado su tierra natal para criticar la gestión de los socialistas en el gobierno, tanto en el central como en el gallego, y ha dicho de ellos que "son incapaces de coger el toro por los cuernos". 

En un mitin en la localidad coruñesa de Vimianzo, dentro de la campaña para las elecciones gallegas, Rajoy ha desgranado las "recetas" que, a su juicio, se requieren para salir de la crisis y que no están aplicando ni el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ni el de Emilio Pérez Touriño. Decir la verdad para generar confianza, austeridad en los gastos y reducción de impuestos son algunas de las medidas que, según Rajoy, deberían adoptarse.

Por ello el líder del PP instó al Gobierno estatal a que "dé ejemplo" mediante una política de "austeridad", que extendió al Ejecutivo gallego (que conforman en coalición socialistas y nacionalistas). "Es el Gobierno del lujo asiático", reiteró respecto al bipartito, y aseguró que se ha sustituido el carácter ahorrador que han "mamado" los gallegos por el "lujo, que se dan con el dinero de todos". 

Con el propósito de demostrar esta afirmación, enumeró algunos ejemplos del "despilfarro" de la Xunta y, en concreto, preguntó al auditorio "si alguien tiene en casa sillas de más de 2.400 euros o cristales que cambian de color", en alusión a la reforma de tres salas de la Xunta que costarían unos cuatro millones de euros. Rajoy contrapuso esta actitud con la austeridad que caracteriza a los gallegos "para que luego llegue un listo y se compre un coche más caro que el de Obama", dijo en alusión a la adquisición de un coche oficial para el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, por 480.000 euros. 

Durante el mitin, el presidente del Partido Popular ilustró la mala situación económica de España con los lloros que emitió un niño durante su discurso ironizando con que "hasta él ve cómo están las cosas". Por ello exigió tanto al Gobierno central como al autonómico que no conduzcan al país "hacia atrás". 

Ante medio millar de militantes y simpatizantes del PP Rajoy afirmó que hay un "gravísimo problema de desconfianza en la sociedad española". "Ni los bancos prestan, ni la gente invierte, ni los consumidores consumen", manifestó, y lo achacó a que "no se fían". 

El líder popular afirmó que cuando el PP perdió el poder "se creaba empleo todos los días", mientras que en la actualidad "todos los días hay nuevos parados". "Recibieron la mejor herencia y nos dejan la peor", resumió, y como la "guinda" que pone fin a esta legislatura, habló de las supuestas irregularidades en el concurso eólico. 

En este punto, Rajoy aseguró que la sociedad gallega es "infinitamente más decente" que el bipartito y, por eso, la instó a "ir a por todas". De este modo, los animó a apoyar el proyecto del Partido Popular para poder lograr la mayoría absoluta con el fin de que PSOE y BNG no puedan reeditar el bipartito. Para lograrlo, se enorgulleció de tener "al mejor", en alusión al candidato a la Presidencia de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que "mide más que Touriño y Quintana uno encima del otro".  

El presidente del PPdeG y candidato a la Presidencia de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, prometió "garantizar el nivel de pensiones bajas" y, una vez superada la "hemorragia del paro" y la crisis, incrementar la base reguladora de las prestaciones por viudedad desde el 52 al 70 por ciento y establecer una paga autonómica no contributiva para los huérfanos. 

Por su parte, el candidato socialista a la Presidencia de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, ha tenido hoy la oportunidad de palpar el ambiente de crisis que vive la gente de la calle en una visita electoral al mercado de abastos de Santiago, donde recibió consejos para salir de la que se avecina.Numerosos comerciantes le expusieron su visión de la crisis y su grado de afectación, aunque alguno aseguró "no notarla", ya que "eso sólo son cosas que dicen los políticos".

El dirigente socialista apostó por promover "los mejores productos del agro y los ríos y rías gallegas" como "garantía del pan" de las futuras generaciones y defendió la protección del medio ambiente como "un dique contra la especulación y la crisis". "Estoy empeñado en las políticas de protección del territorio, porque es lo que nos da de comer y es un patrimonio de todos", recalcó, e insistió en su "compromiso" por una Galicia "limpia". "No habrá crecimiento si no apostamos por los recursos naturales y el reciclaje", advirtió. Este modelo, según interpretó, servirá "para dejar atrás" un modelo de "precariedad laboral" y de "competitividad con sueldos a la baja".

Tras reiterar su intención de "construir el país con una mirada limpia y positiva", el secretario general socialista concluyó su intervención pidiendo "a la mayoría social" que el 1 de marzo "no se quede en casa y vote en favor de la protección del territorio". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios