Rato critica el auto del juez Andreu y sostiene que la fianza impuesta puede causar un mal mayor

El ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato, ha criticado las "lagunas" en las que se basó el juez Fernando Andreu para imponerle una fianza civil solidaria de 800 millones de euros, al tiempo que le ha advertido de que su "lesiva" decisión puede provocar un "mal" muy superior al que ha pretendido evitar. Una decisión que el juez tomó el día 13 de forma "prematura", en un auto plagado de "espacios y lagunas" y "siendo consciente de que aún queda mucho camino por recorrer" en el "caso Bankia", afirmaba Rato en el recurso de 75 folios que interpuso contra el mismo.

El ex vicepresidente del Gobierno, que no alcanza a entender por qué fijó esta cuantía sólo para él y los ex consejeros Francisco Verdú, José Manuel Fernández Norniella y José Luis Olivas, además de Bankia y su matriz, BFA, le recrimina que haya hecho "una mera estimación, provisional y no soportada en bases sólidas" para ordenar tan "lesiva" medida. Y que lo haga reconociendo que el supuesto perjuicio causado a los accionistas que compraron títulos de Bankia en la OPS "es de muy difícil cuantificación", pese a lo cual multiplicó por 25 la cifra que reclamaron los perjudicados personados en la causa, que ascendía a 33 millones.

Para Rato, la solvencia de BFA y Bankia supone que no exista riesgo alguno de que, de declararse responsabilidades civiles, no pueda afrontarlas. "Es sencillamente inconcebible", dice, que "BFA y Bankia vayan a malbaratar sus bienes o devengan patrimonialmente insolventes" como para asumir esos 800 millones.

Además, la medida, "lejos de ser necesaria, podría ocasionar perjuicios superiores a los que se pretende evitar" pues puede "lanzar un mensaje de duda a los mercados" que provoque un descenso en su cotización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios