El Rey despide a un leal servidor

  • La Familia Real y numerosas personalidades visitan la capilla ardiente de Sabino Fernández Campo, figura clave de la Transición · La clase política elogia la contribución a la democracia del ex jefe de la Casa del Rey

El mundo de la política elogió ayer "la discreción, la lealtad, el patriotismo y la contribución a la democracia" del ex jefe de la Casa del Rey Sabino Fernández Campo, cuya capilla ardiente se instaló en el Tanatorio de La Paz, en la localidad madrileña de Alcobendas. Fernández Campo falleció la madrugada del lunes en la clínica Ruber Internacional de Madrid, donde fue intervenido quirúrgicamente el pasado día 12 por una afección intestinal.

Los Reyes acudieron al tanatorio para consolar y expresar su pésame a la viuda, María Teresa Álvarez, y a dos de los hijos de Fernández Campo, Miguel y Luis, quienes también recibieron la visita y las condolencias de las Infantas Elena y Cristina a primera hora de la mañana. A su entrada y vestidos de luto riguroso, los Reyes fueron recibidos con un fuerte abrazo por la viuda y sus hijos, quienes les saludaron afectuosamente, antes de intercambiar con ellos unas primeras palabras de condolencia y solidaridad.

A continuación, se dirigieron a la sala 17 del tanatorio, donde permanecieron unos veinte minutos para dar un último adiós a Fernández Campo, cuyos restos mortales serán hoy inhumados en Oviedo. Cuatro coronas de flores de la Casa Real, dos de ellas con los colores de la enseña nacional, flanqueaban el féretro en la sala del tanatorio, donde los Reyes tuvieron la oportunidad de mostrar su afecto al resto de familiares presentes.

Poco después, el secretario general de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, ofició una misa funeral, concelebrada por el anterior arzobispo castrense, José Manuel Estepa, que se sumó al oficio que ofreció el Padre Ángel en memoria de Fernández Campo. A su salida, los Reyes no quisieron hacer declaraciones.

Como el resto de la Familia Real, los Príncipes de Asturias acudieron a última hora a la capilla ardiente procedentes de la localidad barcelonesa de San Cugat de Vallés, donde inauguraron el nuevo campus de ESADE.

Durante toda la jornada, la capilla ardiente reunió a personalidades del mundo de la política y la economía desde la Transición hasta la actualidad.

En representación del Gobierno acudió la ministra de Defensa, Carme Chacón, quien rindió homenaje a Fernández Campo, "uno de los mejores militares" del país, "absolutamente leal a España y a la Corona", a quien los españoles deben sus libertades y la consolidación de la democracia.

El presidente del Congreso, José Bono, lo calificó como un "gran patriota", que "no tenía amor superior que el amor a España". El presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, destacó "la inteligencia, la prudencia y la lealtad" del ex jefe de la Casa del Rey , en un telegrama en el que ha expresado a su viuda su "más sentida condolencia" y la del Gobierno.

También ensalzó su figura el líder del PP, Mariano Rajoy, quien lo consideró un "ejemplo de entrega, integridad y lealtad constitucional", que "permanecerá vivo en la memoria de millones de españoles".

El PSOE lo reconoció como "un gran servidor del Estado", que "dio muestras de ser un fiel defensor de la democracia y de la monarquía parlamentaria española, particularmente frente al intento de golpe de Estado del 23-F".

Su figura "debe ser un referente" para todo el que se dedique a la política, por su vocación de servicio público y su trabajo discreto y silencioso, en opinión de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y la portavoz de los populares en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría.

A las condolencias se unió también la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, quien lo consideró igualmente "un gran patriota" por los servicios que prestó a España y a la Corona.

En palabras del presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, Fernández Campo se mantendrá en la memoria colectiva como un asturiano "que ha trabajado por España con generosidad y que ha contribuido a que haya una democracia madura, moderna y desarrollada".

Otro de los que se sumó al coro de voces que lamentaron la muerte del ex jefe de la Casa Real fue el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, quien dijo que Fernández Campo es, junto con Adolfo Suárez y Felipe González, una de las tres personas que tenían "nombre propio" en la Transición y con la que los españoles están "en deuda de gratitud" porque "es mucho lo que hizo por España".

El ex presidente del Gobierno José María Aznar se acercó también a despedir a Fernández Campo, del que destacó que fue "un gran servidor de España y un gran patriota" y que "todos los españoles le tenemos que estar muy agradecidos".

Para el coordinador general de IU, Cayo Lara, Fernández Campo fue una "figura valiosa" en la historia del país y "un militar leal al Jefe del Estado y con fe en los valores democráticos".

Entre sus coetáneos, el presidente fundador del PP, Manuel Fraga, subrayó el papel de Fernández Campo en el golpe de Estado del 23 de febrero de 1981. Otro de los que compartió tiempo político con él fue el histórico líder comunista Santiago Carrillo, quien se desplazó también al tanatorio de Alcobendas para rendir homenaje a un hombre "sabio, bueno y valiente que ha hecho mucho por defender la democracia y la libertad".

Entre las distintas personalidades que se acercaron a dar su último adiós a Fernández Campo, figuraron el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y el presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar, así como la duquesa de Alba.

Sabino Fernández Campo, conde de Latores, título con Grandeza de España que le otorgó Don Juan Carlos en abril de 1992, fue secretario general de la Casa del Rey entre 1977 y 1990, año en que ascendió a la jefatura de esta institución, en la que permaneció hasta el 8 de enero de 1993, momento en que el Monarca le nombró consejero privado vitalicio.

Según fuentes de la Casa Real, es previsible que en los próximos días se organice una misa funeral en la capilla del Palacio del Pardo puesto que la del Palacio Real se encuentra actualmente en obras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios