Rubalcaba no desvela si aspirará otra vez a la Presidencia del Gobierno

  • Advierte al PP que está dispuesto a denunciar el Concordato si hay recortes de derechos · Anuncia que se reunirá con Rajoy y con sindicatos y empresarios.

El nuevo secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, no quiso ayer aclarar si aspirará o no a la Presidencia del Gobierno, y explicó que la presencia de Patxi López, actual lehendakari vasco, en la nueva Ejecutiva Federal no tiene clave sucesoria sino que se debe a que el Partido Socialista necesita "lo mejor que tiene" en las actuales circunstancias.

Pérez Rubalcaba explicó que López es un activo del Partido Socialista como "la copa de un pino". Presumió de mantener "una vieja amistad" con él y de profesarle una confianza "plena".

Sobre las críticas de algunos miembros del PSC tras la deriva más centralista del PSOE tras el 38º Congreso Federal, el líder socialista respondió quitándoles hierro y presumiendo de sus "buenas relaciones" históricas con los socialistas catalanes. Y no dudó en seguir considerándose amigo de Carme Chacón.

En cuanto a la denuncia del Concordato que lanzó en su discurso ante el Plenario socialista en el pasado cónclave, el secretario general del PSOE lo vinculó a las decisiones legislativas que tome el Gobierno del PP en los recortes de derechos sociales y civiles que han anunciado sus ministros -mencionó las bodas entre homosexuales y la interrupción del embarazo-. "Si el PP retrocede 30 años nos sentimos libres para cambiarlo", dijo firme.

Precisamente, esta posición se la trasladará al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la reunión que pretende mantener con él para explicarle cómo será la tarea de oposición  del PSOE. En este sentido, adelantó que el Ejecutivo tendrá  "toda la colaboración de los socialistas en el proceso de liquidación de ETA", y apuntó que discreparán en materia económica. "Con ajustes sólo no llegamos. Tenemos que hacer políticas de crecimiento", añadió.

Además, el líder de los socialistas tiene previsto reunirse con los sindicatos y los empresarios para hablar de empleo, y con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, para dialogar sobre Europa. Todo ello, según Pérez Rubalcaba, pretende dar sentido a las tres prioridades que fijó la Ejecutiva Federal: el empleo, Europa y la equidad.

El primer secretario de los socialistas españoles aseguró también que la nueva Ejecutiva era una "buena dirección" para un partido que ha salido del 38º Congreso Federal "fuerte y unido". "Ésta es una dirección colegiada, es una dirección del PSOE plural, pero de un solo partido", agregó.

Por último, tras dejar claro que la secretaria de Igualdad era la segunda en importancia tras la de Organización, el líder del PSOE pidió a los socialistas más participación dentro y fuera del partido. E insistió en que "la respuesta está en la calle", lo más cerca posible de los ciudadanos.

Por su parte, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, considera que durante esta legislatura el PP "va a demostrar que la izquierda es necesaria para la salida de la crisis" y aseguró que el PSOE va a hacer una oposición "útil, pero confrontando con el Gobierno cuando plantee retrocesos". Valenciano asegura también que la nueva dirección socialista es "fuerte, solvente, donde se han mezclado los territorios y con respeto a la paridad".

La vicesecretaria general afirmó que "todos los socialistas" que han hablado después del 38 congreso de partido destacaron "la voluntad de integración" de este órgano del partido. "Fue un buen congreso, con un buen resultado y una buena dirección", añadió Valenciano, quien opina  que los delegados "votaron con total libertad y dieron su apoyo mayoritario al equipo encabezado por Alfredo Pérez Rubalcaba".

Sin embargo, no todo es tan de color de rosa como lo pintan los ganadores del Congreso. El PSC defenderá ante el nuevo PSOE de Alfredo Pérez Rubalcaba el voto diferente de los socialistas catalanes en el Congreso cuando no sea posible el acuerdo entre los dos partidos hermanos en temas de especial interés para Cataluña, una resolución que el PSC aprobó en su cónclave de diciembre.

En una rueda de prensa posterior a la primera reunión de la dirección del PSC tras el congreso del PSOE, el portavoz Jaume Collboni quiso dejar claro que ahora la voluntad de su partido, que apoyó de forma mayoritaria a la candidata Carme Chacón, es "pasar página" y poner sobre la mesa del nuevo PSOE los acuerdos que los socialistas catalanes aprobaron en su propio cónclave.

Collboni valoró la capacidad de diálogo y de acuerdo de Rubalcaba, al tiempo que ha reafirmado el compromiso "leal, federal y de exigencia mutua" del PSC con el PSOE, en un nuevo escenario abierto tras el congreso socialista en el que el PSC quiere ser "más PSC que nunca".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios