El Supremo describe a Sortu como "una amenaza grave para la democracia"

  • Siete magistrados firman un voto discrepante porque no creen que se haya demostrado connivencia de Sortu con el terrorismo.

Comentarios 2

La Sala del 61 del Tribunal Supremo ha notificado el auto en el que prohíbe la inscripción de Sortu en el registro de partidos políticos y que concluye que la nueva formación pretende suceder en su actividad a la ilegalizada Batasuna utilizando por ello una estrategia fraudulenta que fue diseñada por ETA en 2009. "Esa posibilidad supone una amenaza objetiva y grave para la democracia", señala la resolución.

El auto, de 217 páginas, cuenta con un voto particular conjunto que firman los siete magistrados que mostraron su discrepancia con el criterio de la mayoría durante la deliberación de este asunto.

El voto particular se detiene especialmente en el análisis de si Sortu apoya la violencia terrorista, y llega a la conclusión de que de la lectura de los estatutos de la nueva formación política se infiere "un rechazo firme e inequívoco de todo acto de violencia y terrorismo de sus autores". Los discrepantes destacan en su auto que Sortu ha rechazado la violencia en sus estatutos "en presente indicativo continuo, lo que no puede referirse únicamente al futuro" y valoran positivamente el comunicado de prensa en el que el nuevo partido condenaba de manera concreta, actos de "kale borroka".

Firman este voto los magistrados Juan Antonio Xiol, Gonzalo Moliner, José Manuel Sieira, José Luis Calvo, Alberto Jorge Barreiro, Rafael Gimeno-Bayón y Manuel Alarcón.

Los siete magistrados califican de "plausible" que ETA se haya sometido a los nuevos criterios políticos de la izquierda abertzale -lograr sus objetivos independentistas por vías estrictamente políticas-, pese a que no descarte una vuelta a las armas "ante una nueva coyuntura".

Consideran que la prueba practicada durante la vista celebrada para estudiar las demandas de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado no ha logrado desmentir "que se trata de un intento de una parte al menos del mundo abertzale de que en el País Vasco sean defendidas determinadas aspiraciones políticas independentistas por vías estrictamente políticas abandonando la violencia y toda connivencia con ella, como exige el Estado constitucional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios