Urdangarín apunta a su ex socio como único responsable de la trama Nóos

  • El duque reivindica su inocencia al tiempo que sale a la luz una nueva pieza en torno a 300.000 euros podría haber cobrado de un sociedad en EEUU. El juez reanudará este domingo el interrogatorio desde las 9:30 horas.

Comentarios 58

El juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, ha sacado a la luz la existencia de una subpieza en el marco de las pesquisas sobre el Instituto Nóos, que se centra en el presunto cobro de 300.000 euros por parte del duque de Palma, Iñaki Urdangarin, a través de una estructura de sociedades interpuestas que, bajo el nombre de Global Corporate, estaba radicada en España, Nueva York y Wyoming.

El magistrado ha acordado levantar el secreto que pesaba desde el pasado mes de enero sobre este fleco una vez han declarado la mayoría de imputados relacionados con esta mercantil, y principalmente Urdangarin, con el objetivo de evitar la destrucción o alternación de documentos y pruebas así como la extracción de capitales de las cuentas de esta sociedad.

Varios de los documentos incluidos en estas diligencias apuntan a que el Duque de Palma utilizó esta empresa como 'tapadera' para cobrar esta cantidad, según han señalado fuentes jurídicas. Global aparecía, dentro del sumario de la pieza 25 del caso Palma Arena, en un documento manuscrito en el que también figuraban los nombres de Telefónica y Altadis.

Por su parte, Iñaki Urdangarin ha reivindicado este sábado su "inocencia" y la "total transparencia" de su actuación al frente del Instituto Nóos y ha recalcado ante el juez que no intervenía directamente en la gestión y contabilidad de las sociedades investigadas por presunta corrupción dentro del caso Palma Arena.

El duque de Palma continuará este domingo su declaración judicial después de responder este sábado durante ocho horas y media a las preguntas que a lo largo de todo el día le ha formulado el juez instructor de esta causa, José Castro, quien ha llevado directamente las riendas del interrogatorio y todavía no ha terminado de preguntar.

En su primera comparecencia por la mañana y a su vuelta al juzgado tras comer a mediodía en el palacio de Marivent, Urdangarin ha entrado a pie al recinto judicial, evitando así el privilegio de acceder en coche como había sido autorizado por el juez decano por "motivos de seguridad".

A su llegada al juzgado a las 9:00 horas, Urdangarin se dirigió a las decenas de periodistas que le esperaban para defender su "honor" y la honradez de su "actividad profesional".

"Mi intención en el día de hoy es aclarar la verdad de los hechos y estoy convencido que la declaración de hoy contribuirá a demostrarlo", ha asegurado el esposo de la infanta Cristina antes de entrar en el edificio judicial para declarar ante el juez, los fiscales anticorrupción y el medio centenar de letrados personados en la causa.

A lo largo de la comparecencia, que por la mañana se ha prolongado durante cuatro horas y media, con un breve receso a mediodía, y por la tarde ha durado otras cuatro horas, Urdangarin ha incidido en desvincularse del día a día de la gestión del Instituto Nóos y las otras empresas en las que participaba junto a su socio Diego Torres.

Según han informado a EFE fuentes jurídicas, Urdangarin ha dado respuesta a todas las preguntas del juez, ante quien ha afirmado que su responsabilidad en las sociedades investigadas se limita a haber sido presidente del Instituto Nóos, socio de Nóos Consultoría al 50 por ciento con Diego Torres y propietario de Aizoon junto a la infanta Cristina.

Del resto de empresas investigadas -el bufete Tejeiro, Virtual Estrategies, Intuit, Shiriaimasu y De Goes Center for Stakeholder Management-, no era accionista, ni gestor, ni conocía nada sobre sus actividades, según ha declarado a lo largo de una comparecencia que las mismas fuentes han definido como "exhaustiva".

El duque de Palma ha explicado asimismo que atendió la petición del abogado José Manuel Romero, asesor legal externo de la Casa del Rey, cuando le pidió que dejara de contratar con Administraciones Públicas y también cuando le solicitó que abandonara la Fundación Areté, que él presidía.

También ha negado haber participado directamente en la gestión administrativa de un contrato entre el Govern balear y Nóos Consultoría para hacer el seguimiento en prensa del equipo ciclista Illes Balears, un proyecto del que se habló en un partido de pádel en el Palacio de Marivent.

En ese partido, han indicado fuentes jurídicas, participaron el duque, el expresidente balear Jaume Matas y el ex director general de Deportes José Luis "Pepote" Ballester.

El contrato, que se hizo sin concurso público en el año 2003, es uno de los que la Fiscalía Anticorrupción incluye entre los sospechosos de haber sido utilizados para desviar fondos públicos a través del Instituto Nóos, una entidad sin ánimo de lucro que recibió 5,8 millones de euros entre 2004 y 2007 de varias administraciones, sobre todo del Govern balear y la Generalitat valenciana.

El instructor ha preguntado también a Urdangarin por una empresa en la que sus hijos figuran como copropietarios y los motivos por los que lo eran, a lo que ha contestado que le hacía ilusión tener una empresa familiar.

Cuando concluya la declaración, que podría prolongarse durante toda la jornada del domingo, Manos Limpias, que ejerce la acción popular pedirá medidas cautelares contra el duque de Palma, según ha anunciado el sindicato.

A la convocatoria judicial también se han sumado esta mañana las voces críticas de medio millar de personas que se han manifestado sin incidentes en los alrededores de los juzgados para expresar su rechazo a la Monarquía y a la corrupción y en favor de la República.

Los manifestantes portaban pancartas con variados lemas en apoyo de sus ideas, como "Urdangarin, trabaja en Burger King", "Que viene Urdangarin, cuidado con la cartera" y "No hay dos sin tres, República otra vez".

Una mujer que se manifestaba lanzó huevos contra el coche particular en el que llegó Urdangarin hasta la calle de entrada a los juzgados, por lo que fue identificada por la policía.

La enorme expectación despertada por la declaración judicial del primer miembro de la Familia Real imputado por presunta corrupción ha quedado patente con la presencia en los juzgados de numerosos periodistas, fotógrafos y equipos de televisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios