De la Vega cree que el gesto de Aznar no ayuda a mantener la idea de respeto

  • El ex presidente del Gobierno alzó su dedo corazón después de que un grupo de estudiantes le abucheara e insultara durante una conferencia.

Comentarios 86

El paso de José María Aznar el jueves por Asturias no dejó indiferente a nadie. El gesto que el ex vicepresidente del gobierno dedicó a los estudiantes, entre los que se encontraban los que le profirieron insultos varios, ha dado pie a reacciones de los diferentes partidos políticos. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, advirtió a Aznar que su "desmesura" en las declaraciones "puede dañar la imagen de España". Por su parte, el PP de Asturias considera que el gesto fue una simple "anécdota" en una conferencia que intentaron impedir "14 impresentables".  

En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, De la Vega reconoció su desacuerdo con las declaraciones en las que el jueves Aznar defendía que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no tiene autoridad moral porque los socialistas "se han fundido el país". "Aznar acostumbra a realizar expresiones tan grandilocuentes como faltas de contenido -censuró la vicepresidenta-. Sus expresiones no merecerían comentario si no fuera porque con su desmesura puede dañar la imagen de España y pone en cuestión la capacidad de recuperación del país en un momento de crisis mundial". 

De la Vega subrayó que este tipo de actitud "no parece razonable" en alguien que ha estado al frente del gobierno y reconoció estar "apenada" por la imagen del ex jefe del Ejecutivo. Además, la vicepresidenta censuró el gesto con el dedo y quiso dejar claro que el Gobierno "no comparte este tipo de comportamiento" porque "contraviene las normas básicas de respeto hacia las legítimas diferencias que existen en una democracia plural" como la española.  

Rajoy evita hacer valoraciones 

El presidente del PP, Mariano Rajoy, rechazó hacer cualquier comentario sobre la polémica suscitada en torno al gesto de Aznar. De esta manera, pidió dejar de lado "anécdotas" y señaló que el ex vicepresidente será recordado por su buena gestión.  Aunque reconoció algunos errores, defendió el gobierno de José María Aznar porque fue "serio y riguroso, y su política económica funcionó", e instó a "dejar de lado las anécdotas" para centrarse en la situación económica actual.  

El gesto explica las "carencias" de Rajoy 

Por su parte, el secretario de Libertades Públicas del PSOE, Álvaro Cuesta, también reprochó el gesto de Aznar y opinó que esa reacción "explica lo mal que fue designado" el actual líder del PP, Mariano Rajoy: "Si fue designado con ese dedo, la verdad es que el 'dedazo' explica muchas carencias del líder de la oposición". Cuesta comentó que la educación de Aznar es "comparable" a la de la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre (que hace unas semanas fue cazada llamando 'hijoputa' a un ex consejero de Caja Madrid). 

También la secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, opinó que las palabras del ex presidente "dicen mucho de cómo es" porque zapatero "en numerosas ocasiones ha hablado de él defendiéndole, incluso fuera de España". La secretaria de Política Internacional del partido, Elena Valenciano, tachó a Aznar de "patético", "autoritario, deslenguado, maleducado y resentido" en un comentario publicado en su 'blog'. 

El ex alcalde socialista de Madrid Juan Barrando dirigió también duras críticas al ex vicepresidente, de quien dijo que "se va haciendo rico por ahí dando conferencias a costa del prestigio del gobierno español y del conjunto de los españoles". "Una imagen vale más que mil palabras". Así se expresó el presidente del Principado de Asturias, el socialista Vicente Álvarez Areces, que no quiso hacer excesivos comentarios sobre los hechos acontecidos este jueves en Oviedo.  

"Es una anécdota" 

El presidente del PP en Asturias, Ovidio Sánchez, afirmó este viernes que el gesto de Aznar es una mera "oda" frente a las voces de "catorce impresentables" que creen que "pueden acallar la gran reflexión de un líder como Aznar". "Realmente éstos eran catorce desalmados, catorce golfos, que intentaron que no se hiciese la conferencia", manifestó Sánchez, que consideró que el grupo de estudiantes que increpó al ex vicepresidente son parte de "esa gente que no pasó, que no cambió de siglo y que está a principios del siglo pasado", creyendo que con sus voces silenciarán a Aznar. 

Muy diferentes fueron las palabras del coordinador general de IU de Asturias, Jesús Iglesias, que consideró que los insultos que Aznar recibió suponen una "penitencia leve" por el "pecado" de haber formado parte de la "troika de las Azores", en alusión a la cumbre que protagonizó en 2003 el propio Aznar, junto a los entonces presidentes de EEUU y Reino Unido, George W. Bush y Tony Blair respectivamente.  "Asumió responsabilidades muy importantes que hay quien defiende que debían ser exigibles ante tribunales de Justicia penal internacional", señaló Iglesias. Sobre el gesto de Aznar, dijo que "describe al personaje".  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios