Zapatero no se presentará a las elecciones de 2012

  • El Comité Federal en el que se establecerá el calendario de las primarias se ha fijado el 28 de mayo.

Comentarios 309

Como estaba previsto o no, que diría Rajoy, el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE José Luis Rodríguez Zapatero anunció en el Comité Federal socialista del sábado que no se presentará a las elecciones generales de 2012 por España y por su familia. Eso sí, seguirá al frente del Gobierno y del partido hasta agotar la legislatura.

Cuando pasadas las diez de la mañana, tras el habitual “compañeras y compañeros”, Rodríguez Zapatero arrancó su discurso destacando que el mes de marzo había estado marcado por las dos sesiones del Consejo Europeo, los periodistas instalados en la sala de prensa del PSOE resoplaron. Cuando se alargó lo indecible con la crisis y las reformas, el personal perdió absolutamente la fe. Sólo el gesto relajado del vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, principal sucesor, decía lo contrario.

Sin embargo, a mitad de su alocución, el leonés cambió de tercio tras pronunciar un “queridos compañeros y queridas compañeras” que sonó al preámbulo de emotiva despedida, y anunció ante el máximo órgano del PSOE entre congresos que se pronunciaría sobre “mi posición en relación con la candidatura a las elecciones generales”.

El líder socialista midió los tiempos, confiriéndole cierto suspense a la buena nueva socialista: “Cuando fui elegido presidente del Gobierno en 2004 pensaba que dos legislaturas era el periodo razonable al que podía aspirar para estar al frente de los destinos de mi país. Dos legislaturas. Ocho años. Pensaba que era lo más conveniente, no ya para nuestra formación política, a la que me unen unos vínculos emocionales que no hace falta que os recuerde hoy aquí, sino también para el país, para el país al que, desde mi propia visión de liderazgo democrático, le convienen dos periodos al frente de los destinos de España. Permitidme que añada que también pensaba que sería lo más conveniente para mi familia”.

Y cuando el sentido de sus palabras parecía evidente, Rodríguez Zapatero volvió sobre sus pasos: “Ésa era mi convicción hace siete años y los años han pasado y en los más recientes nos ha tocado luchar desde el Gobierno, a mí, como es mi obligación, en primera línea frente a una crisis económica tan intensa y tan compleja como la que aún estamos combatiendo”. Y, por fin, llegó al desenlace: “De modo que, después de este tiempo, mi forma de pensar no ha hecho sino afianzarse en mi ánimo. Lo que es una convicción se convirtió en una determinación personal, en una decisión firme y ésta es la decisión que hoy os traslado y hago pública: no voy a ser vuestro candidato en las próximas elecciones generales”.

El plenario del Comité Federal reaccionó con un silencio sepulcral y la emoción y las lágrimas se apoderaron de él, con la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, en cabeza.

El todavía presidente del Gobierno explicó que un año antes de las elecciones era el plazo “razonable” para anunciar ante el PSOE y la sociedad española su decisión. “Es un plazo que nos permite, que nos debería permitir asumir con naturalidad y con responsabilidad… la puesta en marcha más conveniente en cuanto al tiempo de los procedimientos que fijan los estatutos de nuestro partido para elegir a la persona que encabece nuestras listas en marzo de 2012. Y para que ella (se refirió a la persona) pueda, a su vez, después de ser elegida, disponer de tiempo suficiente para forjar un proyecto político para el nuevo periodo y también para explicárselo a los ciudadanos”, añadió.

Después de rechazar el dedazo, el mandatario socialista reconoció que en las últimas semanas ha vuelto a meditar sobre el asunto y decidió que ahora era el momento para “poner fin a lo que se percibía como una incertidumbre que nos podía acabar distrayendo de nuestra tarea principal, que es desarrollar las reformas, consolidar la recuperación económica, abrir el tiempo a la creación de empleo y, por supuesto, el reto electoral que tenemos ante el 22 de mayo”. Entonces, el político leonés propuso que el primer Comité Federal tras los comicios de mayo fije el momento de activar el proceso de primarias.

Tras apelar al respeto y la lealtad con los resultados, Rodríguez Zapatero pidió al ganador “voluntad integradora”. “Voluntad integradora para sumar, para valerse de todos como mejor forma de servir a nuestro partido y a los ideales que defendemos”, añadió el presidente del Gobierno.En ese momento, el primer mandatario socialista aclaró que tiene intención de agotar la legislatura como presidente del Gobierno para cumplir con “los compromisos que asumí en el Parlamento ante los representantes de todos los ciudadanos”. También continuará como secretario general del Partido Socialista Obrero Español.

En el tramo final de su intervención, el presidente del Gobierno puso al PSOE rumbo a las elecciones municipales y autonómicas, donde “está en juego el estado social”, y pidió a los socialistas que recuerden en la campaña que “el PP tomó una opción: apostar todo a que la crisis acabaría derrotando al Gobierno”. Y sentenció: “Somos una formación política histórica y cargada de futuro. Una formación democrática que ama la libertad interna y el coraje. Una formación en la que nos reconocemos porque nos llamamos compañeros.  Eso, compañeros, muchas gracias”.

El Comité Federal, que sólo tuvo cuatro o cinco ausencias de sus 247 miembros, aplaudió de pie durante un buen rato. En la réplica a la casi treintena de intervenciones, Rodríguez Zapatero mantuvo que su decisión de no presentarse puede ser “positivo” para el PSOE de cara a los comicios de mayo, y pidió a su partido que no tenga “vértigo” a las primarias porque sólo pueden perjudicar al PP. El líder socialista también dejó claro que ejercerá tanto como presidente del Gobierno como secretario general del PSOE, y apeló a la “acción” más que al “balance”. Y concluyó: “Llegar al último día de la legislatura será nuestro triunfo y el fracaso del PP”. El anuncio de que no se presentará en 2012 anuló el debate sobre el programa-marco para los comicios municipales y autonómicos, que fue aprobado.

Comité Federal el 28 de mayo para fijar el calendario de primarias

La dirección federal del PSOE prevé celebrar un Comité Federal el 28 de mayo, una semana después de las elecciones autonómicas y municipales, para establecer el calendario de primarias, que se celebrarían en verano, con el fin de designar al candidato para las elecciones generales de 2012. El Comité Federal de mayo en principio fijaría el calendario para las primarias, teniendo en cuenta que queda todavía un año para las elecciones generales y ese es un plazo más que suficiente.

Una vez que se abra el proceso, que no tiene por qué ser necesariamente ese mismo día, y en el caso de que haya más de un candidato, se abrirá un plazo de quince días para recabar los avales necesarios, tal y como prevén los estatutos del partido. Después tendría que realizarse una campaña electoral interna antes de la fecha de las elecciones primarias.

Según la normativa reguladora de cargos públicos, en la que el PSOE fija el procedimiento de elecciones primarias, el proceso de selección de candidaturas se iniciará por acuerdo del Comité Federal a propuesta de la Comisión Ejecutiva Federal. Con carácter general, el acuerdo de inicio establecerá el periodo para la presentación de candidaturas al proceso interno y el de realización de las actividades de información interna y la fecha de la votación, que no excederá de 45 días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios