El jefe de los antidisturbios no apreció "excesos" en la carga contra los indignados

  • David Bordas admite que dirigió y supervisó la operación de desalojo de la Plaza Cataluña pero niega que se golpeara a manifestantes pacíficos.

Comentarios 3

El subinspector David Bordas, jefe de servicio de los antidisturbios en la operación en la acampada de indignados de Barcelona, ha admitido ante el juez que dirigió y supervisó las cargas policiales que le ordenó su superior, sin apreciar ningún exceso en el uso de la fuerza.

Bordas ha declarado como imputado ante el juez que investiga las cargas policiales en la acampada de indignados de la plaza Catalunya de Barcelona, una causa en la que también está imputado el director de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, y la ext eniente de alcalde de Seguridad de Barcelona Assumpta Escarp, entre otros mandos policiales.

El imputado ha acudido a declarar vestido de uniforme y acompañado de sus superiores inmediatos, Ferran López, comisario superior de Coordinación Central, y Sergi Pla, comisario de Recursos Operativos.

Bordas, que comandaba una unidad de 50 antidisturbios, ha explicado que acudió hacia las 10:30 a la acampada de plaza Catalunya, donde se pretendía realizar una operación de limpieza, después de que los mandos que coordinaban el operativo solicitaran sus refuerzos, según han informado fuentes judiciales. El imputado ha declarado que, en un principio, su misión era rescatar a una veintena de agentes que habían quedado rodeados por los indignados y que posteriormente recibió la orden de cargar contra los concentrados de su superior Miguel Hermida, responsable de la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra y que también coordinaba el operativo a pie de plaza.

Bordas, cuya unidad es responsable de las cargas más polémicas -contra algunos indignados sentados en actitud de desobediencia pasiva-, ha afirmado que en todo momento supervisó la actuación policial contra los concentrados sin que apreciara que ninguno de los agentes se excediera en el uso de la fuerza. El imputado ha justificado las cargas en la violencia que, en su opinión, ejercían los concentrados contra los mossos y ha negado que en la operación del 27 de mayo se golpeara a manifestantes pacíficos, como denuncian los indignados en su querella, acompañada de vídeos y fotografías que así lo probarían.

David Bordas era el responsable de servicio de las unidades de Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra el día de la operación policial, pero ha recalcado que las órdenes de cargar contra los concentrados las recibió de su superior, Miguel Hermida. Según Bordas, otro de los mandos policiales que coordinaba la operaciónera Jordi Arasa, máximo mando de las brigadas ARRO de los Mossos d'Esquadra, que también efectuaron algunas de las cargas del 27M.

La acusación particular ejercida por el medio centenar de indignados que interpuso la querella que ha dado lugar a esta causa estudia pedir al juez nuevas imputaciones de responsables del operativo, que dirigía a pie de plaza el también imputado Antoni Antolín. El juez instructor decidió de oficio imputar al comisario del área de Barcelona Joan Carles Molinero, después de que Antolín afirmara que se limitó a obedecer las órdenes que éste le daba desde la sala de mando que dirigía el operativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios