La crisis abre la puerta al consenso

  • Zapatero afirma que buscará "nuevos espacios de acuerdo" con Rajoy y apoya la ronda de contactos que iniciará el PSOE en el Congreso · El PP teme que los socialistas sólo busquen "cómplices" de sus políticas

El líder de Unió y portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida se erigió ayer en portavoz del sentir generalizado al considerar "vergonzoso" que PP y PSOE utilicen la apabullante crisis económica como ardid electoralista en vez de aunar posturas para sacar al país del atolladero. Como si se hubieran dado por aludidos, los socialistas anunciaron poco después una ronda de contactos con las fuerzas parlamentarias del Congreso para buscar soluciones, aunque los populares reaccionaron con escepticismo.

El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, anunció una ronda de contactos con el resto de fuerzas de la Cámara Baja con el fin de explorar las posibilidades de llegar a un pacto de Estado sobre las grandes líneas de la política económica.

Alonso, en declaraciones a los periodistas en los pasillos del Congreso, reiteró que los socialistas están dispuestos a consensuar con las otras fuerzas políticas los temas que sean necesarios para salir cuanto antes de la crisis y empezar a crear empleo. "Sí a los acuerdos de Estado en materia económica: todo el mundo tiene que arrimar el hombro", subrayó Alonso.

De hecho, apuntó que, desde el inicio de la crisis, el PSOE y el Gobierno han venido ofreciendo y pidiendo colaboración, y la mayor parte de las fuerzas políticas, con matices, "no han sido reticentes" a la concertación, "excepto el PP", que "siempre ha dicho que no". En este contexto, emplazó al líder de la oposición, Mariano Rajoy, a reconsiderar la postura de su partido, si bien reconoció que en el clima actual "es difícil" pactar nada con el PP, porque los signos que está emitiendo, dijo, "no parecen muy buenos".

Según explicó, el PSOE ya ha puesto sobre la mesa sus propuestas económicas -el proyecto de ley de economía sostenible, la reforma del mercado laboral y del sistema de pensiones o el plan de austeridad-, pero no se conocen cuáles son las apuestas del resto de partidos. Por eso, y para intentar un acercamiento de posturas, Alonso quiere iniciar una ronda de contactos, que, de facto, iniciará la próxima semana con el portavoz de CiU.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apostó ayer a su vez por "abrir nuevos espacios de acuerdo" en materia económica para luchar contra la crisis y apoyó expresamente la ronda de contactos que va a iniciar el PSOE en el Congreso.

No obstante, en rueda de prensa en Bruselas tras concluir la reunión extraordinaria de los líderes europeos, Zapatero no habló de la posibilidad de alcanzar un pacto de Estado ni se refirió a un posible próximo encuentro con el líder del Partido Popular.

Zapatero calificó de "muy buena" la iniciativa de Alonso de iniciar una ronda de conversaciones con todos los grupos para buscar "lugares comunes de cara a luchar contra la crisis" y recordó que el Gobierno siempre ha optado por "fomentar acuerdos".

Pero la dulce melodía de la ruta del acuerdo se transforma en un estruendoso recelo cuando el PP toma la palabra. Así, según el portavoz adjunto del Grupo Popular en la Cámara Baja, José Luis Ayllón, esa ronda de contactos que va a iniciar Alonso sólo es un intento de "buscar cómplices" a la política económica del PSOE. Además, apuntó que un gran pacto de Estado anticrisis no necesita "mediadores", sino que el Gobierno tenga las ideas "claras" para sacar al país del pozo. Así lo puso de manifiesto Ayllón en declaraciones a Europa Press, en las que remarcó que han sido "muchas" las veces en las que el PSOE ha planteado la eventualidad de conversar con todos los grupos -como para la aprobación de los Presupuestos Generales- y finalmente el consenso ha quedado "absolutamente en nada".

El diputado de IU Gaspar Llamazares aseguró por su parte que el Gobierno intenta buscar salidas a la crisis económica "con políticas de la derecha" y defendió la necesidad de un pacto de izquierdas para que los efectos de la recesión económica no generen "más desigualdad" entre los ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios