El embajador norteamericano desvincula la polémica de la "sólida" relación con Zapatero

  • Solomont alega la "intensa agenda doméstica" del presidente estadounidense

El nuevo embajador de Estados Unidos en España, Alan Solomont, afirmó ayer que la decisión del presidente estadounidense, Barack Obama, de declinar su asistencia a la cumbre con la UE prevista en Madrid en mayo no resta peso a la relación entre ambos países, que considera lo más importante.

Solomont justificó la ausencia de Obama en la reunión de Madrid en la "intensa agenda doméstica" que tiene que afrontar en los próximos meses e insistió en que no va a afectar a la "sólida" amistad que mantiene con Zapatero.

"La decisión de la Casa Blanca, francamente, nada tiene que ver con la relación con España", aseguró el embajador en declaraciones a los periodistas en la presentación del concurso Solar Decathlon Europe celebrada en el Ministerio de Vivienda. Para Solomont, más que la visita concreta de Obama a Madrid para la cumbre de la UE, es "mucho más importante la relación que mantienen los dos gobiernos" en asuntos de interés común como la lucha contra el terrorismo, la recuperación económica o el respeto de los derechos humanos.

La portavoz de los demócratas de Estados Unidos en España, Alana Moceri, afirmó que es comprensible que Obama no venga a la cumbre con la UE. "No me sorprende tanto que no venga a España, tal como está la economía, y me parece difícil que salga del país", declaró a Efe.

La prensa europea interpreta la cancelación del presidente estadounidense como un golpe al prestigio europeo. "La UE sufre un golpe diplomático con la decisión de Obama de rehuir la cumbre en España", titula el rotativo británico Financial Times.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios