"Las primarias son un éxito histórico de los militantes"

  • El rival de Jiménez confía en su proyecto "sólido" frente a la "improvisación"

Comentarios 1

El secretario general del Partido Socialista de Madrid, Tomás Gómez, admite que "es muy complicado tener al aparato federal enfrente, que su influencia es muy importante", pero está convencido de que su proyecto "sólido" y de "no improvisación" es el que va ganar en las primarias frente a Trinidad Jiménez.

En una entrevista concedida a la agencia Efe, Gómez manifestó que la compatibilidad de ser ministra y candidata en una primarias "es una decisión muy personal" sobre la que prefiere no opinar y negó que exista un "pulso" entre el partido en Madrid y el partido en Ferraz para la designación del rival de Esperanza Aguirre.

Además, se negó a plantear el escenario de una derrota ante Trinidad Jiménez, convencido de que los afiliados van a optar por su proyecto, sobre el cual se reserva algunos ases en la manga, como por ejemplo el equipo que le acompañaría en su próxima aventura electoral, si triunfa en las primarias.

Durante la conversación, en la que en todo momento eludió pronunciar críticas contra la dirección federal del PSOE o contra su rival en las primarias, Gómez dejó claro que no cree en "la improvisación sino en el trabajo serio" que él y su equipo vienen desarrollando desde 2007, fecha en la que accedió a la cúpula socialista madrileña en la que sustituyó a Rafel Simancas.

Pero en cualquier caso, el secretario general de los socialistas madrileños no tiene duda alguna de que "gane el que gane las primarias, va a tener a todo el partido detrás" para intentar ganar las elecciones autonómicas de la primavera del año que viene.

Después de tres semanas de polémica, Gómez interpreta el acuerdo para celebrar primarias como una "victoria histórica de los militantes" y un "gran éxito", frente a la "solución personal más fácil", que era apartarse.

Un acuerdo que ha hecho posible, a su juicio, la "generosidad de Zapatero" y que es "un acto de justicia y de democracia" que venían exigiendo los socialistas madrileños.

Como es su costumbre, se negó a desvelar cómo se desarrolló la entrevista con Zapatero el pasado sábado pero aseguró que la relación personal entre ambos es "extraordinaria siempre" y que "hay feeling personal, siempre lo ha habido y lo seguirá habiendo pase lo que pase".

Aparte del ejercicio democrático que en su opinión representan las primarias, también las concibe como una "oportunidad electoral para mayo del año que viene" porque va a permitir a los socialistas que los ciudadanos conozcan cuál es su proyecto.

Al ser interrogado sobre si estas primarias van a ser una "campaña de imagen gratuita" contestó, tajante: "Yo no lo hubiera definido mejor".

Preguntado por las encuestas internas del PSOE que dan a Jiménez más posibilidades de derrotar al PP, el secretario general del PSM juzgó que son "siempre argumentos perversos", además de "coyunturales", por lo que "no pueden ser el único instrumento en la toma de decisiones".

De hecho, según Gómez, su partido "nunca toma decisiones en función de las encuestas", aunque en 1999 se dio un caso "que no salió bien" (cuando Cristina Almeida encabezó la candidatura socialista a la Comunidad de Madrid y fue derrotada por Alberto Ruiz-Gallardón).

Sin entrar a valorar las razones por las que Trinidad Jiménez ha presentado su candidatura y tras manifestar su "respeto personal y político" hacia su contrincante, Gómez afirmó que él se presenta "por coherencia, por cumplimiento y palabra" y "sobre todo" como "una decisión ética".

"Me presento con la fuerza del trabajo, de tres años de un proyecto nuevo para Madrid, que no es un proyecto personal ni individual, es un proyecto colectivo", sentenció Gómez, quien añadió que "me comprometí con esta federación y con los socialistas madrileños a que encabezaría el proyecto".

En lo que sí expresa una queja es en el retraso impuesto por la organización federal para la designación de los candidatos oficiales a las autonómicas, que en su opinión ha sido un "hándicap" porque la discusión sobre los nombres no ha permitido centrarse en la difusión del proyecto.

El 22 de mayo, fecha previsible de celebración de las elecciones autonómicas, Tomás Gómez se ve en la plaza de Callao de Madrid, sede del PSM, celebrando la victoria electoral con "miles de votantes socialistas" y no tiene "ninguna duda" de que Zapatero será de nuevo candidato en las elecciones de 2012.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios