Eduardo Ansaldo, un maestro

Si tuviera que escoger uno de todos los carteles de la historia de la Feria de Málaga, Eugenio Chicano optaría por el de 1949, que realizó el cartelista Eduardo Ansaldo. El pintor malagueño y socio fundador de la peña Juan Breva Eugenio Chicano dice echar de menos los grandes cartelistas semanasanteros, como por ejemplo Morel. Precisamente uno de los menos conocidos pero a la vez uno de los más extraordinarios es Eduardo Ansaldo, autor de este cartel, al que califica de melómano y gran conversador.

Chicano destaca de este cartelista el "ángel" y la gracia que posee al plasmar sus ideas. Añade lo buen dibujante que es y ante todo lo define como renacentista. Además, denota una gran maestría a la hora de colocar las figuras en este cartel; destaca el quiebro que adoptan los cuerpos de los personajes. La chumbera y los racimos de uva son iconos que representan la esencia de lo natural. Igualmente expresa su simpatía por la posición ingrata de la flamenca (de espaldas) que aparece en el cartel con un mantón blanco perfectamente dispuesto sobre su espalda. Manifiesta el arte que tiene Eduardo Ansaldo para reflejar en el cartel el arte y la esencia de la Feria malagueña.

El pintor malagueño alude a tres ingredientes fundamentales para la creación de un buen cartel y añade que sólo un cartelista como Ansaldo es capaz de plasmarlo de tal forma. Chicano explica que es difícil reunir estos tres elementos. Consiste en dotar al cartel de inmediatez, obtener elegancia en el resultado una vez terminado y, por supuesto, el cartel tiene que tener una contundencia en la realización del mismo y en el mensaje, que se refleje a simple vista. A su vez, el texto tiene que estar colocado estratégicamente; en este caso, se encuentra encima de las uvas que tiene el flamenco aunque más adelante, en concreto en el año 1953, lo cambiarían y lo situarían debajo de los personajes. Chicano añade un aspecto a tener en cuenta y es que hacer un cartel con fondo blanco no es fácil ya que no llama tanto la atención, pero esto le aporta un bonito recorte a las figuras. Eduardo Ansaldo utiliza los colores de forma sutil sobre todo en los elementos que rodean a los flamencos con tonos ocres y verdes. Estos elementos son muy básicos pero a la vez componen en su conjunto una gran armonía, la que nos muestra el cartel. La esencia del cartel se basa en la transmisión de un mensaje concreto y su mensaje es muy eficaz.

Para concluir, Chicano añade que este cartel es una gran lección por su gracia y elegancia. Logra construir, con elementos básicos, un gran cartel de Feria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios