Un buen estreno del recinto

Unos días llenos de luz, color y, sobre todo, mucha diversión. Esto es lo que se ha vivido en los últimos días en Benalmádena pueblo, ya que el pasado día 15 acabó la feria en honor de Nuestra Señora Virgen de la Cruz, la cual dio comienzo cuatro días antes. Por ello, el alcalde de Benalmádena, Enrique Moya, quiso hacer un balance de estas fiestas, en el que destacó que esta edición "ha sido la más numerosa de los últimos ocho años, con una masiva afluencia de público y una gran satisfacción de vecinos y visitantes".

Entre las principales novedades de esta edición destaca la puesta en marcha del renovado recinto ferial del pueblo, el cual ha sido uno de los proyectos más esperados y solicitados por los vecinos del núcleo. Moya explicó que en este recinto, en el que también se incluye el nuevo auditorio Virgen de la Cruz por el que han pasado estos días numerosos artistas locales como María Lozano, ha contado con un mayor espacio para las atracciones mecánicas, al tener alrededor de 3.000 metros cuadrados destinados a este fin. En cuanto a las actuaciones, cabe destacar que durante los días de festejos han pasado por el auditorio una media de mil personas diarias.

En lo que se refiere a la feria de día, el regidor indicó que en esta ocasión ha recibido "un impulso importante" en lo que se refiere a años anteriores, puesto que han participado alrededor de una quincena de establecimientos. Durante los tres días en los que se ha desarrollado se han registrado numerosos visitantes, especialmente durante las degustaciones de platos típicos que ofreció la Peña de la Cruz y en la paella popular organizada por la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Benalmádena (ACEB) de la que pudieron disfrutar más de 500 personas.

Los más pequeños pudieron disfrutar de las actividades programadas durante cuatro días en los Jardines de Muro, lugar donde se organizaron juegos, talleres y actuaciones para más de 1.800 niños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios