Entrenamientos de pretemporada

Calor en las gradas, color en el 'paddock'

  • Más de cinco mil personas siguen el debut de Fernando Alonso y su F2012. Carlos Sainz, padre e hijo, y la exalcaldesa Pilar Sánchez se dejan ver por el trazado

Comentarios 1

El debut de Fernando Alonso al mando de su nuevo F2012 congregó en el Circuito de Jerez a unos 5.700 aficionados (según la organización), la mayoría procedentes de ciudades cercanas a Jerez, aunque también se hicieron notar en las gradas X-1 y Tribuna Vip (las dos únicas abiertas al público) con sus banderas representativas seguidores asturianos del piloto español, algún que otro 'supporter' de Lewis Hamilton y Jenson Button e incluso italianos.

Por haber, había hasta demandantes de empleo, con bastante sentido del humor, tal y como reflejaba una pancarta: "Hola, me llamo Ramón, tengo 30 años y estoy en paro. Soy rápido con las manos. Scuderías interesadas llamar al tel. xxx. Gracias". Está claro que el desempleo estimula el ingenio.

La zona del 'paddock' que ocupa el 'motorhome' de Ferrari es un hervidero de fotógrafos profesionales que se mezclan con aficionados que de alguna forma han conseguido una acreditación, todos al rescate de una imagen del campeón español. El asturiano se hace de rogar. Sale Felipe Massa; luego Stefano Domenicali, jefe de equipo de Ferrari. ¿La cara de este me suena? ¿Quién es? comenta un invitado a su acompañante "Un mecánico", contesta el otro seguro de no meter la pata. Mark Webber aparece conduciendo su propio coche. Los fotógrafos giran 180 grados y en ese momento, como un rayo, sale Alonso de su 'motorhome'. Ni queriendo. Carreras, caza autógrafos en busca de una rúbrica, un chaval que se queda con su camiseta sin firmar... Las hay con suerte y logra que el asturiano se detenga un momento para firmar un autógrafo antes de entrar en su box. Son las 12:00.

La afición lleva más de dos horas esperando ver rodar al asturiano -el F2012 sufre su primera avería, un fallo hidráulico- y los hay que se impacientan. Se abre el box de Ferrari y tras dar una vuelta, de nuevo al box, que se cierra a cal y canto. Pasados unos minutos abren de nuevo. Alonso está en el coche pero no sale a la pista y tras varios minutos, se vuelve a cerrar. Parte de la grada de Tribuna silba mostrando su descontento.

Entretanto, el ambiente en el 'paddock' aumenta. El doble campeón del mundo de rallies Carlos Sainz visita el 'motorhome' de Ferrari junto a su hijo, Carlos Sainz jr., cuya llegada en un futuro a la Fórmula 1 dan muchos por segura. La exalcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, gran aficionada al mundo del motor, también se deja ver junto a su marido. Ambos saludan al expiloto de 500cc y Motogp José Luis Cardoso.

No muy lejos, la sala de prensa está en plena efervescencia. Raúl Zarzuela, jefe de prensa del Circuito, relata que ha acreditado a más de doscientos periodistas, entre ellos mexicanos, venezolanos y hasta chinos, la mayoría gráficos y unas 50 televisiones. Adicionalmente, hay un centenar de periodistas con pase permanente de la FIA.

En la grada, una pareja llegada desde Asturias (Ernesto y María) y de vacaciones en la zona apuesta por ver de una vez a Alonso campeón del mundo en su tercer intento con Ferrari y ni los tiempos que marcaba el asturiano a primera hora de la tarde (unidos a los de Massa los dos días anteriores) le hace pensar lo contrario: "La pretemporada acaba de comenzar y ahora es tiempo de hacer pruebas y recoger mucha información", relata uno de ellos con bastante entendimiento. Ernesto y María no se alojan en la ciudad, han preferido una ciudad costera "porque en Jerez los hoteles parece que inflan los precios cuando llega un evento de estas características". Ahí queda. Se aprecia un aumento de neveras y una menor afluencia en los bares habilitados en el trazado. En plena crisis, los precios de los bocadillos y de las latas de refresco no son aptos para los bolsillos de unos aficionados que ya han tenido que soltar en taquilla 10 ó 20 euros dependiendo de la grada. La nevera y el tupper ganan la batalla a la barra. Aún así, a la hora de comer las mesas del bar de la grada X-1, con vistas a la curva Ferrari, están llenas. Fernando Alonso enlaza la 'chicane' pero una bandera roja por una salida de pista de Grosjean obliga a suspender la jornada unos minutos antes de las cinco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios