El secreto de Red Bull: Adrian Newey

  • Tanto en Williams como en McLaren o ahora con Red Bull, allá donde está el diseñador gurú el éxito no tarda en llegar.

Siempre un poco mejor que los otros. Los Red Bull son desde hace más de un año los más rápidos en la Fórmula 1. Mientras los rivales, como Mercedes o Ferrari, no logran poner a punto sus bólidos, los RB7 dejan atrás a todos. ¿Alta tecnología o magia? Al principio fue sólo papel y lápiz. "Es siempre lo mismo incluso en la era de los ordenadores. Uno se sienta ante el tablero y dibuja", dice el actual campeón del mundo, Sebastian Vettel.

El joven piloto alemán se refiere a Adrian Newey, un británico de aspecto un tanto peculiar. Tanto en Williams como en McLaren o ahora con Red Bull, allá donde está el diseñador gurú, el éxito no tarda en llegar. Y eso no lo ignoran los rivales. Ferrari, se asegura, intentó también contratar al garante de triunfos. Pero en vano. No sólo Vettel se ligó con Red Bull hasta 2014, también Newey ha firmado, según los rumores, un contrato a largo plazo.

El equipo austriaco está dispuesto a iniciar una nueva era en la Fórmula 1. Y Newey es uno de los factores más importantes. "Desde luego es caro, pero es el que tiene las ideas más astutas", dijo en una ocasión el piloto alemán Adrian Sutil. "Todos aquí son capaces de tener un buen día, pero hay siempre una persona que tiene una idea extrema que funciona".

También en los albores de la nueva temporada el rival McLaren ya expresó sus dudas sobre si los alerones delanteros de Red Bull son acordes con el reglamento. La sospecha carece de fundamento, constató de modo claro la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). El credo de Newey, que llegó a Red Bull en 2006, es sencillo: "Hay que estudiar las reglas y ver qué posibilidades brindan y qué sectores se pueden investigar gracias a ello".

Cuatro años después, el ingeniero aeronáutico se halla donde ya estuvo con Williams y McLaren: en lo más alto. "Un viaje fantástico", dijo Newey, de 62 años, tras el doblete de pilotos y constructores del año pasado. "Todos sabemos lo que tenemos que agradecerle", dijo Vettel. "Cuando visito la fábrica en Inglaterra y veo esa multitud de plantillas, reglas y compases, me quedo impresionado".

El hecho de que Newey dispute carreras con gran entusiasmo multiplica su comprensión de las necesidades y deseos de los pilotos. Los fuertes cambios en los reglamentos de la Fórmula 1 son bienvenidos para Newey. "Eso le permite a uno tomar un hoja de papel en blanco e idear las mejores posibilidades de solución para la aplicación de esas reglas", dijo. Y así, armado de papel y lápiz, Newey seguirá diseñando coches. "En el ordenador no puedo dibujar coches", dice. Haga como los haga, para los pilotos son poesía. No en vano, Newey, desde hace 30 años en la Fórmula 1, procede de Stratford upon Avon, la cuna de Shakespeare.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios