Alberto y Charlene cumplen con la tradición de santa Devota

A pesar del mal tiempo y la incesante lluvia, la familia real monegasca cumplió con la tradición de la procesión de santa Devota, patrona del Principado, y con la costumbre de prender fuego a una barca de pesca en la tarde del 26 de enero.

Este año (como el anterior, aunque como prometidos) asistieron los príncipes Alberto y Charlene, la princesa Carolina y su hija pequeña, Alexandra. El ya matrimonio, que ha disfrutado recientemente de unas vacaciones en el Caribe, quemó la embarcación por un lado, y Carolina y Alexandra por el otro.

La iglesia de santa Devota es el lugar donde Charlene depositó su ramo de novia tras casarse con Alberto el pasado 2 de julio. Un motivo más de la profunda devoción que profesan a la santa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios