Besos de película: El lado romántico de Disney

  • Historias como la de 'La cenicienta' (1950), 'La dama y el vagabundo' (1955) y 'La Bella y la Bestia' (1991) revelan cómo han evolucionado las películas de amor en la gran pantalla.

Comentarios 3

Si en algo es especialista Disney es en romanticismo. Durante décadas la factoría de cine más universal ha inundado la pantalla de animadas historias entrañables y sentimentales que han dejado a más de un espectador (no sólo niños) con el corazón en un puño. En un día como hoy, San Valentín, no está de más hacer un recorrido por algunos momentos que se fijaron en nuestra retina y nos hicieron llorar a mares frente a la pantalla.

Basada en la historia The One Hundred and One Dalmatians de la escritora inglesa Dodi Smith, la historia de 101 dálmatas (1961) nos sumerge en la vida de dos perros, Pongo y Perdita, una pareja de dálmatas que viven felices rodeados de sus cachorros junto a sus amos. En el final de la película, Roger y Anita deciden casarse y, sus queridas mascotas, Pongo y Perdita aprovechan también la ocasión para declararse amor eterno frente al altar. Ya en Blancanieves y los siete enanitos (1937) habíamos visto el cariño y la ternura en la relación platónica entre la protagonista y Mudito. Pero el amor romántico, pasional, no llega a Disney hasta 1959 de la mano de La bella durmiente y el beso de animación más romántico y esperado de todos los tiempos. Desde 1950 con La Cenicienta, Disney nos había querido hacer creer en que los sueños, a veces, también se cumplen. Pero no fue hasta la primera versión de La dama y el vagabundo, en 1955 (aunque recientemente la película se ha reeditado), cuando comenzamos a creer en que el amor para toda la vida existe. Fue con una de las secuencias más inolvidables de la historia del cine, la del beso entre Reina y Golfo, los protagonistas que superan mil y una dificultades para estar juntos por fin.

Algo similar a lo que le ocurrió a Ariel en La sirenita (1989), quien acaba enamorando al príncipe Eric por su voz, ternura y delicadeza.

Más recientemente, en 1991, la película sobre Bella, la guapa joven que termina enamorándose de Bestia por su interior, a pesar de su físico, marcó un precedente en las historias de amor. Como en muchas otras de Disney.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios