Cindy Crawford, la eterna 'novia de América'

  • La modelo, que ha cumplido 44 años, mantiene intacta su belleza y ostenta aún ese cetro perenne como reina de la belleza estadounidense.

Ha sido una de las profesionales -y aún lo sigue siendo puntualmente-, más cotizadas del mundo de la moda aunque, desde que se casó con su actual marido -padre de sus dos hijos, Presley y Kia-, fue, poco a poco, retirándose del trabajo que la ha hecho famosa en todo el planeta y, más en concreto, en Estados Unidos, su país de origen.

Allí nació, el 20 de febrero de 1966, en la localidad de Dekalb, Ilinois, la hermosa Cynthia Ann Crawford, su auténtico nombre, quien, con el paso del tiempo alcanzaría unas espectaculares medidas bajo las que se le abrieron las puertas de todas las pasarelas. Y es que, su 177 centímetros de altura, sus 59 kilos, y sus 86-61-89 de contornos -unidos al llamativo lunar que, para muchos, es su rasgo más destacado-, fueron suficientes para que, por ejemplo en Noruega, se vieran obligados en 1992 a retirar una campaña publicitaria en la que se veía a la modelo por aumentar, desde que ésta se puso en funcionamiento, un 300 por ciento la tasa de accidentes (debido a la atracción que generaban dichos carteles en los conductores).

Posteriormente, hizo historia siendo la primera top en posar desnuda para la revista Playboy, donde fue catalogada como una de las "estrellas" más sexys del siglo XX. Una precursora en muchos campos que también ha hecho sus "pinitos" en el celuloide con películas como Frasier: Halloween, 54 o Fair Game la cual, con un presupuesto de 50 millones de dólares, sólo recaudó once, provocado, el hecho de contar en el reparto con nuestra protagonista, el comentario, en la publicación especializada, Total film, de tratarse de "la decisión más tonta de la historia". Sin embargo, para otro rotativo como Shape, en 1997, se trató, después de Demi Moore, de "la segunda mujer más bella del mundo", y, en el caso de People, fue definida, en 2002, como una de las cincuenta personas "más bellas", títulos bastante aclaratorios del impacto visual de alguien que, en total, ha protagonizado más de 600 portadas de publicaciones especializadas a lo largo de su dilatada trayectoria.

Sea como sea, de Crawford ha interesado siempre tanto su faceta laboral como la personal en torno a la que ha protagonizado sonados escándalos como el matrimonio que selló, en 1991, junto a Richard Gere hecho, desde el principio, fue calificado como "montaje" por, según determinadas voces, haber nacido para esconder la supuesta homosexualidad de ambos (algo que, tanto uno como otro, se encargaron en desmentir repetidamente). A pesar de ello, el rumor creció tras la fotografía que inmortalizó a Cindy junto a la cantante K. D. Lang en una pose muy provocativa, acción que, parece ser, se emprendió como respuesta a la presión mediática que nuestra protagonista estaba recibiendo por dicha cuestión. Llegaría después, en 1998, la mencionada unión con Rande Gerber, empresario de locales nocturnos que ha dado la estabilidad a la que, por méritos evidentes, fue definida como "novia de América" y que, aparte, ha sabido ampliar horizontes a través de una productora propia llamada Crawdaddy Inc.

Pero no todo es "color de rosa" en lo que respecta a esta madre que, en 2009, sufrió un duro varapalo cuando, un alemán, amigo de una ex niñera de la familia, la extorsionó exigiéndole cien mil dólares a cambio de no difundir una foto de la hija de la pareja amarrada y amordazada. Una situación que motivó la mayor unión del hogar y que, en la actualidad, ha quedado como un simple mal recuerdo a olvidar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios