Cumpleaños feliz, y son 30, para la princesa Catalina

  • La esposa del príncipe Guillermo celebra su primer aniversario con su nueva condición y espera vivir un intenso año como embajadora de los Juegos Olímpicos de Londres.

Cuando  la pasada semana la duquesa Catalina de  Cambridge anunció a qué organizaciones benéficas tenía previsto  apoyar, la reacción en Reino Unido lo dijo todo: no hay una patrona  más popular que la esposa del príncipe Guillermo.   "Las palabras clave son 'perfil alto', pues eso atrae la atención  hacia las causas de la adicción y ayuda a elevar el perfil de la  organización", dijo el director de Action on Addiction. La suya es  una de las organizaciones benéficas elegidas por  la princesa lunes que hoy cumple 30 años.  

 Aunque la duquesa no busque precisamente el estatus de  "celebrity" desde su matrimonio con el príncipe en abril, se  considera que está ayudando a dar un giro a la popularidad de la  familia real británica.  Hace diez años, la monarquía británica todavía sufría los ecos de  la muerte de la princesa Diana, que de lejos era la más popular de la  familia-, con las conspiraciones sobre la implicación del príncipe  Felipe y una opinión pública que parecía rechazar mayoritariamente al  príncipe Carlos como heredero del trono.  

Desde entonces, los británicos han olvidado en gran medida su poco  aprecio a la esposa del príncipe de Gales y duquesa de Cornualles,  Camila, con quien Carlos tuvo un affaire estando aún casado con  Diana.  

Mientras tanto el pequeño de sus hijos, el príncipe Harry, es  ahora un oficial del ejército de 27 años que dista mucho del joven  fiestero que escandalizó en 2005 por ir disfrazado con una esvástica  nazi o en 2009 al llamar a un compañero "nuestro pequeño amigo  'paqui' (paquistaní)".   Catalina, hija de emprendedores millonarios hechos a sí mismos y que  conoció a Guillermo durante su etapa universitaria, ha desempeñado un  papel clave a la hora de moldear la imagen de la familia real. Ahora,  ésta se percibe como más del siglo XXI: cercana, con los pies en la  tierra y comprometida.  

Eeste año la monarquía británica tendrá una nueva ocasión para volver a  brillar con la celebración de los Juegos Olímpicos en Londres, de los  que Guillermo, Catalina y Harry son embajadores. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios