Isabel Sartorius habla claro

  • La aristócrata, novia del Príncipe Felipe en su juventud, publica sus memorias, tituladas 'Por ti lo haría mil veces'.

Será la eterna ex del príncipe Felipe, por muchos años que pasen. Y pasar, han pasado nada menos que dos décadas. Isabel Sartorius ha hablado en primera persona por primera vez de su antigua relación con el Príncipe de Asturias, del acoso mediático que sufrió en aquella época, de su madre, de su hija... en fin, de su vida. Lo ha hecho en unas memorias que llevan por título Por ti lo haría mil veces que verán la luz mañana mismo. Se ha abierto la caja de pandora. Pero, por primera vez, lo ha hecho la propia Sartorius.

Gracias a esta autobiografía, de la que comienzan a desvelarse algunos pasajes, hemos sabido entre otras cosas que la que rompió su noviazgo con el Príncipe fue ella, debido a que no se sentía "preparada", a sus veintipocos años, para afrontar las responsabilidades que se desprendían de convertirse en la novia del heredero a la Corona. Así, la pareja pasó junta dos años, tras los cuales ella le expuso su decisión. "Me comprendió perfectamente. Dijo que aceptaba la situación", escribe en el referido libro.

Pero, pese al evocador título de las memorias, éste no se refiere al Príncipe sino a su madre, Isabel Zorraquí, quien murió en abril de 2009, fecha en la que -según la propia Isabel- comenzó a pensar en la posibilidad de escribir esta obra a la que, finalmente, ha dedicado tres años "de entrega" de su vida. Pero el objetivo, además de la "autoayuda" que confiesa la autora, era hablar de la drogadicción de su progenitora y que su experiencia sirviera a otros que atraviesan una situación similar. "El mensaje que quiero dar es que hay que pedir ayuda, acudir a terapia y tratarse", dice Sartorius.

La ex novia del Príncipe relata con todo detalle en este tomo los amargos momentos vividos en su juventud, como cuando su madre se casó con el político peruano Manuel Ulloa Elías -que llegaría a ser primer ministro- y se trasladaron a vivir a Lima. Alejada de su país y de sus amigos, fue testigo de cómo Ulloa introducía a su madre en el consumo de cocaína, lo que terminó convirtiéndola en una adicta, aparte de someterla a malos tratos.

La desesperación ante el estado de su madre y el afán por calmar su sufrimiento llevaron a Isabel incluso a comprar personalmente la droga. "Mi madre me mandaba a comprar droga y yo iba; hubiera hecho cualquier cosa por ella", detalla.

Por último, cuenta que don Felipe siempre le ha "apoyado" en sus problemas familiares. De ahí que mantengan desde hace más de veinte años una bonita amistad que ahora se ha extendido a su mujer, doña Letizia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios