Nuevos tiempos en la Casa de Alba

  • Carlos Fitz James Stuart no es tan mediático como su antecesora pero afronta el reto de conservar el legado familiar con el mismo mimo que su madre En septiembre mostrará valiosas piezas de su Fundación en EEUU

Ayer se cumplieron ocho meses del fallecimiento de una de las personas más queridas por la prensa y por los españoles: Cayetana de Alba. En las últimas décadas, esta anciana de pelo indómito y voz inigualable, fue uno de los baluartes de la nobleza española y, por su carácter divertido, una de las aristócratas que mejor relación ha tenido con el papel couché. Pero la vida en la Casa de Alba ha cambiado mucho desde entonces. Hace poco más de un mes que su primogénito, Carlos Fitz James Stuart, heredaba oficialmente el ducado de Alba de Tormes, aunque por respeto hacia su progenitora, a la que adoraba, deja claro que de momento seguirá utilizando el mismo título que hasta ahora, el de duque de Huéscar. Lo que sí ha tomado con fuerza es el timón de la Fundación Casa de Alba, creada por su madre en 1975 para gestionar el extenso patrimonio familiar. Carlos tiene claro que su principal cometido al frente de esta institución es trabajar con el mismo ahinco que su progenitora por el sostenimiento y divulgación del patrimonio histórico artístico de los Alba, una labor que ya venía desempeñando en los últimos años de Cayetana, y que ésta alababa porque estaba convencida de que el carácter conservador de su hijo "serviría para proteger el título, su historia y su patrimonio". Pero lo que no sabía la duquesa era que la Fundación se iba a chocar de frente con una época de crisis que se extiende demasiado en el tiempo. Por eso una de las primeras tareas que ha desempeñado Carlos Fitz James Stuart en la Fundación ha sido ordenar la parte económica de la Casa de Alba, aunque ello le haya traído algún que otro encontronazo con algunos de sus hermanos, unos roces, no obstante, que él asegura han sido pasajeros.

Dice sin dobleces que el presupuesto de la Fundación se ha quedado demasiado pequeño, mientras las necesidades han ido creciendo. Por eso no ha dudado a la hora de poner en marcha algunas medidas que ayuden a paliar estas dificultades, como la apertura al público del Palacio de Liria, la residencia sevillana que tanto amaba la duquesa. De la misma forma, no cierra la puerta a la opción de desprenderse de algunas piezas y asegura que no hay motivo de alarma porque "igual que se vende, se compra". Ya en época de Cayetana, la Fundación se desprendió de una sala de baño art decó de los años 20 que fue subastada en Christie's y por la que se obtuvieron seis millones de euros. Sus hermanos, además, han puesto a la venta una de las piezas que formaban parte del legado personal de Cayetana, Busto de mujer con sombrero de cerezas, una obra de Renoir.

Para Carlos Fitz James Stuart la mejor forma de defender el patrimonio de los Alba sería a través de una Ley de Mecenazgo porque la considera "fundamental" y de gran ayuda. "Es importante que todas las instituciones y personas particulares se sientan estimuladas socialmente y por el estado para conservar el patrimonio histórico artístico que dependa de ellos, al igual que ocurre en muchos países de Europa y en EEUU", ha dicho recientemente.

Desde que llegó a la Fundación, una de sus mayores preocupaciones ha sido la divulgación del patrimonio histórico artístico de la Casa de Alba, una tarea que tendrá su primera recompensa el próximo mes de septiembre en Dallas, donde se celebrará una exposición con los bienes más destacados de la familia, una de las muestras más importantes de cuantas se han realizado hasta ahora. Un mes más tarde, Carlos recibirá en Nueva York la medalla de oro de la Hispanic Society of America, una asociación de la que también fue miembro su madre.

Se considera un hombre tímido y serio y presume de su gran sentido del humor; le gustaría que los españoles vieran en él a una persona "responsable y de su tiempo". Sabe que su personalidad no se parece en nada a la de su madre, y que no tiene el mismo feeling con la prensa que tuvo ella, aunque no por ello se cierra a los medios y asegura que procurará tener en ellos "la presencia que su vida requiera en cada momento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios