San Valentín para pasarlo de muerte

Mañana es el Día de los Enamorados y, como nunca está de más sorprender a la pareja con un viaje romántico, ahí van algunas propuestas, los rincones más idílicos para dar rienda suelta al amor. Los hoteles más propicios para una declaración en toda regla suelen encontrarse en Italia, Grecia o Francia, aunque para una escapada más asequible también hay sitios bellísimos y muy románticos en España.

Mallorca, Galicia y el Pirineo aragonés son las paradas preferidas para las parejas. Porque en el caso de la isla mallorquina, no sólo reluce en verano, y ofrece mucho más que playas. La Sierra de Tramuntana puede ser un excelente testigo de la pasión. A tan sólo 17 kilómetros de Palma, tras subir una carretera serpenteante entre olivos, se llega a Valldemossa, un pequeño pueblo que cuenta con lugares tan hermosos como la Cartuja y sus jardines, callejuelas empedradas o miradores a los que cuesta dar la espalda una vez te has asomado a ellos.

Pero si somos de los que creemos en el poder afrodisiaco del marisco, Galicia es nuestro destino. En la Península del Morrazo, en Pontevedra, podremos elegir alojarnos en Cangas, Bueu, Marín, Moaña o Vilaboa. En estos municipios podremos disfrutar de lugares tan románticos como un atardecer en Punta Fluxiño, un paseo por el lago Castañeiras o la vista desde algún mirador sobre las rías.

Para quedarse aislado por la nieve en buena compañía no hay nada como el Pirineo aragonés. El Valle de Benasque es el lugar ideal para pasar románticas noches junto al fuego.

Si preferimos no salir del hotel, Barceló La Bobadilla, en el corazón de Andalucía, es la mejor opción. Elegido el establecimiento más romántico de Europa por la prestigiosa Guía Johansens de la editorial Conde Nast y el mejor resort de Europa por World Travel Award, se trata de un monumental complejo que sigue los cánones de la arquitectura de los antiguos palacios andaluces y que cuenta, entre sus múltiples servicios, con spa, centro de fitness y actividades de turismo activo.

Si disponemos de mayor presupuesto y queremos salir de España, tenemos el Kasbah Tamadot, en Marruecos, un resort de lujo ubicado en lo alto de las montañas Atlas cerca del pueblo bereber de Asni. El Palazzo Sasso Ravello, en la costa Amalfitana italiana, es un palacio del siglo XII convertido en hotel 5 estrellas.El hotel Perivolas, en Santorini (Grecia), posee la piscina sin fin más famosa sobre el mar Egeo. Y si preferimos algo más clásico -y cercano-, el hotel Plaza Athenee, de París, es un clásico para San Valentín en la ciudad del amor. Opciones, hay muchas. Lo que hay que tener en cuenta es el presupuesto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios