Un capricho con altos costes

  • Elegir el destino de las vacaciones es una incógnita, Saint-Tropez puede ser el idóneo

Un sueño para muchos y una realidad para pocos. Viajar hasta Saint-Tropez y sus playas es un destino muy recurrente para los famosos, celebrities de Hollywood, para los magnates financieros o para los caprichosos con una cuenta corriente algo más desbordante de lo normal. Esta pequeña localidad francesa es el centro turístico por antonomasia de la Costa Azul. Pero, ¿qué hay de diferente en estas playas para estar al alcance de tan pocos? En la playa de Pampelonne, donde se intercalan las privadas, como Le Club 55, con las públicas, el alquiler de una sombrilla de paja cuesta 120 euros por hora. Los cocktails están creados personalmente para cada cliente, así como los postres y helados más exclusivos. Copas de 'Dom Perignon', de Moët & Chandon con caviar, ostras o el mejor sushi con salsa de oro de 24 kilates son algunas de las delicatessen mejor pagadas. Para recorrer el paseo marítimo se ofrece el servicio de alquiler de Ferraris, Porsche y Jaguar, o si prefieres taxi son Mercedes-Benz. ¡Todo lujos!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios