Aena saca a licitación la remodelación de la vieja terminal del aeropuerto

  • La actuación costará 8,4 millones de euros y se ejecutará en 20 meses

  • Se cambiarán los pavimentos, falsos techos e instalaciones

  • El plazo para propuestas vence el 19 de septiembre

La vieja terminal del aeropuerto de Málaga, conocida como T-2 o terminal Picasso, experimentará un importante lavado de cara en los próximos meses con las obras de remodelación previstas en el proyecto que acaba de sacar a licitación Aena por un importe máximo de 8.409.624 euros.

Las actuaciones consistirán en la remodelación de la terminal desde la renovación de pavimentos y falsos techos hasta el cambio de las instalaciones de climatización y contraincendios, mejora de los aseos y reparación de las columnas en el patio de carrillos, según han detallado desde el gestor aeroportuario.

Por las terminales del recinto pasaron en junio 2,1 millones de pasajeros

Entre las obras contempladas en el proyecto destaca la renovación de los pavimentos en diversas zonas de las plantas de llegadas, salidas y planta intermedia y de los muelles Norte (Muelle C) y Sur (Muelle B). También se llevará a cabo la renovación de la instalación de climatización y del sistema de detección contraincendios existente actualmente en esta terminal.

A estas actuaciones se sumarán trabajos de mejora en los aseos, además de pintura de paredes y techos del nivel de embarque, según las mismas fuentes. Por otra parte, el proyecto incluye el recubrimiento de los pilares con acabado metálico en la zona de recogida de equipajes.

Fuentes de Aena han asegurado que los trabajos se programarán de forma que afecten lo menos posible a la operativa habitual del aeropuerto, y que con ellas se pretende una importante mejora en las instalaciones, que permitirán una mejor calidad del servicio que se presta al pasajero, en un momento de importante expansión en la actividad del aeropuerto, con un crecimiento acumulado del 12,1% sólo en los siete primeros meses del año.

Las obras de remodelación salen a concurso con un plazo de ejecución de veinte meses y las ofertas podrán presentarse hasta el 19 de septiembre. Una vez finalizado este plazo se analizarán las diferentes propuestas recibidas y se procederá a la adjudicación de la obra. Se estima que la ejecución del proyecto podría durar alrededor de 20 meses.

La Terminal T2 del aeropuerto de Málaga fue diseñada por el estudio de arquitectura de Ricardo Bofill y abrió oficialmente el 30 de noviembre de 1991. El edificio dispone de dos pisos con entradas separadas. La planta baja se destina a la llegada de pasajeros mientras que la planta alta acoge las salidas. El edificio dispone además de un área de compras y un sótano donde se localizan los servicios de alquiler de coches.

La terminal que ahora mejorará su equipamiento tiene habilitados y en servicio 65 mostradores para atención al público, además de 24 puertas de embarque, 14 pasillos, y 8 cintas de recogida de equipaje.

Casi veinte años después de la puesta en marcha de esta terminal, el aeropuerto malagueño llevaba a cabo un proceso de transformación con el denominado Plan Málaga, que incluyó, entre otras mejoras, una nueva torre de control, una segunda pista para aterrizaje y despegue de aeronaves, así como la construcción de la nueva terminal, la T-3, que abrió en marzo del 2010.

La T2 y T3 se encuentran interconectadas y entre ambas conforman una única área terminal con capacidad para más de 9.000 pasajeros en hora punta. En los siete primeros meses de este año han pasado por estas instalaciones 10,5 millones de pasajeros en 78.043 vuelos, la mayoría de ellos comerciales. Sólo en el mes de julio pasado transitaron por las distintas terminales del aeródromo malagueño más de dos millones de pasajeros, un 11,9% más que el año pasado y la mayoría en vuelos internacionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios