Agredida a golpes y arañazos una empleada social en el distrito centro

  • Sindicatos y grupos sociales se concentran hoy para pedir mejores protocolos de actuación ante situaciones de riesgo

Las agresiones y amenazas a trabajadores sociales son un problema a veces invisible, pero que no cesa. El pasado 4 de julio una empleada del Centro de Servicios Sociales Comunitarios del Distrito Centro sufrió una agresión a manos de una usuaria descontenta. La mujer acorraló a la trabajadora y comenzó a propinarle patadas y arañazos mientras esta se encontraba tirada en el suelo, al tiempo que le profería constantes amenazas de muerte. Fue entonces cuando un agente de seguridad intervino para detener a la agresora y poner fin a la violencia.

La operaria ha interpuesto una denuncia a la atacante y aún se encuentra de baja laboral con secuelas psicológicas tras las lesiones de carácter leve durante el incidente. José Rosado, compañero de la agredida en el mismo centro de atención social, cuenta que las amenazas de muerte y violencia contra este tipo de empleados son parte de un "suma y sigue", que aumenta con el paso de los años: "La sensación que tenemos es que el ambiente de crispación va a peor, y nosotros pagamos esa frustración muchas veces porque somos los que tenemos que dar la cara".

Rosado cuenta que las agresiones "forman parte" de la vida de los trabajadores sociales, y es algo a lo que se encuentran "más o menos acostumbrados, pese a que la violencia nunca tiene ninguna justificación", explica. El compañero de la agredida dice que hay una media de una agresión grave por año contra asistentes sociales, entre los cuales hay algunos que deciden denunciar y otros que no porque entienden que se debe a la frustración con su situación. "Hace un par de años, hubo una trabajadora que sufrió una dura agresión en una atención a domicilio, pero que no denunció a la familia. Lo reflexionó pero no lo hizo", relata Rosado.

Hoy a las 11 de la mañana hay una manifestación con el lema Yo te respeto, tú me respetas, en el que los sindicatos y diferentes organizaciones sociales pedirán al Ayuntamiento medidas para mejorar el protocolo de actuación y prevención ante casos de violencia en el entorno laboral de los centros sociales. Desde el sector se pide mejorar la seguridad en los centros que aún no tienen ningún guardia de seguridad, que son siete de los doce que hay en la ciudad. El Sindicato Unitario, que también participa en la manifestación de esta mañana, ha reclamado también más recursos de atención para las políticas sociales, además de un mayor reconocimiento público para la figura del asistente social. Según el sindicato, la mayor presencia policial no debe ser la única solución, si bien a corto plazo es inevitable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios