Andalucía, Velázquez y Juan XIII son las calles de Málaga más ruidosas

  • Las tres avenidas soportan diariamente un nivel de ruido muy por encima de los límites que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la legislación vigente

Comentarios 2

Los miles de coches que circulan a diario por las avenidas de Andalucía, Velázquez y Juan XXIII de la capital hacen que sean las más ruidosas de la ciudad. El tráfico discurre día y noche por estas tres calles donde los vecinos soportan niveles de ruido muy por encima de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la legislación vigente.

Hasta 75 decibelios se registran durante el día en estas tres importantes arterias de comunicación de Málaga. O lo que es lo mismo los niveles de ruido en estas calles se sitúan diez decibelios por encima de los máximos fijados por la OMS y la ley estatal. Si se compara con los límites que establece el reglamento de la Junta de Andalucía, la situación es aún peor puesto que la normativa autonómica establece el límite en 55 decibelios durante el día.

Lo más significativo de estas tres avenidas es que el ruido apenas disminuye en horario nocturno. El continuo tráfico que discurre por estas zonas hace que los niveles de ruido se sitúen en torno a los 70 decibelios incluso por la noche. Sin embargo, la legislación estatal marca como límite los 55 decibelios frente a los 45 que establece la norma andaluza.

La situación es muy similar en el entorno del túnel de Carlos Haya, aunque a diferencia de las otras tres avenidas, las molestias en este caso son mucho menores debido a que las viviendas de la zona se encuentran a mayor distancia del foco de ruido.

Lo mismo ocurre en el Paseo de los Curas, el Paseo del Parque y el paseo marítimo de Poniente. Los niveles de ruido en estas tres vías también son muy altos -entre los 70 y 75 decibelios de día, y entre los 65 y 70 de noche-, aunque apenas hay edificios cercanos.

En el caso de las avenidas de Cánovas del Castillo y Juan Sebastián Elcano, sí se produce impacto sobre la población residente. Los niveles de ruido en estas dos calles también están entre los 70 y 75 decibelios en horario diurno, mientras que por la noche no bajan de los 65 debido a la intensidad del tráfico que soporta la zona.

Sólo en el caso de Camino San Rafael, una de las diez calles consideradas más ruidosas de Málaga, el ruido disminuye significativamente por la noche. Si durante el día se registran entre 70 y 75 decibelios, en horario nocturno baja entre los 60 y 65 debido a que en la zona predomina la actividad industrial.

Pero a pesar de los altos niveles de contaminación acústica de estas diez calles, el mapa de ruido que el Ayuntamiento de Málaga realizó el año pasado establece que un 34% de los malagueños están expuestos a niveles superiores a lo permitido durante el día y sólo un 3% soporta valores por encima de los 75 decibelios.

Por la noche, en cambio, el porcentaje de personas que sufren más ruido del establecido por la ley se eleva hasta el 36,4%. Y es que, según este estudio, los diez distritos de la ciudad superan los límites recomendados en horario nocturno si se toma como referencia el promedio de todas las calles, lo que no significa que afecte a todos los habitantes que residen en la zona.

El Ayuntamiento de Málaga está preparando un plan de acción que incluirá un paquete de medidas correctoras para reducir los altos niveles de ruido que soportan las calles más transitadas y concurridas de la ciudad.

La colocación de pantallas acústicas, el cambio del tipo de asfalto en algunas vías, el aislamiento acústico de los locales nocturnos y la regulación de los tiempos de encendido y apagado de los semáforos son algunas de las iniciativas que los técnicos del área municipal de Medio Ambiente están estudiando aplicar para solucionar en parte el problema de la contaminación acústica.

Su aplicación se centrará en las zonas que presentan los mayores problemas de ruido y que coinciden con las inmediaciones de las rondas de circunvalación y las principales vías de comunicación de la ciudad.

El problema es que los técnicos calculan que para disminuir el nivel de ruido en sólo tres decibelios haría falta reducir el tráfico que pasa por una de estas calles a la mitad.

El plan de acción que está elaborando el Ayuntamiento de Málaga deberá estar a acabado antes del 18 de julio, según establece la legislación, mientras que se prevé que las medidas comiencen a aplicarse antes de que termine el año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios