Aparecen los primeros enjambres de medusas tras dos veranos tranquilos

  • Los expertos no consideran que se trate aún de un 'bloom' de este pelágico, aunque sí ha habido que izar la bandera amarilla en algunas playas en las dos últimas semanas

Hacía dos veranos que no se las veía por las playas de la provincia de Málaga. El litoral malagueño estuvo el año pasado libre de las temidas medusas, pero hace dos semanas empezaron a aparecer en Mijas, Marbella y Estepona y en Torrox durante este último fin de semana. No se puede considerar aún un bloom del pelágico, aunque sí están formando pequeños enjambres que ha obligado a izar la bandera amarilla en algunas de las zonas de baño a las que han ido llegando.

El primer sitio donde fueron avistadas fue el extremo occidental de la costa malagueña, según explicó ayer a este periódico Jesús Bellido, biólogo del Aula del Mar y uno de los encargados de la gestión de la aplicación de móvil Infomedusas, y se cree que llegaron arrastradas por las corrientes del mar de Alborán directamente desde Ceuta, curiosamente el único sitio donde se tiene constancia este verano de la presencia de medusas.

Ultiman un modelo de predicción para anticiparse a la llegada de las medusas

Los primeros episodios se dieron entre Estepona y Marbella, aunque eran enjambres puntuales que únicamente se han extendido algún día hacia Mijas. Lo curioso es que desde ahí la única constancia que se tiene de la aparición de medusas en la provincia, gracias a la información que los usuarios han ido enviando a la aplicación de móvil Infomedusas, ha sido este pasado fin de semana en las playas de Torrox. Especialmente en El Peñoncillo en torno al mediodía hubo que izar la bandera amarilla y una embarcación quitanatas recorrió toda la línea de costa recogiendo los ejemplares que trataban de llegar a la orilla.

Hasta ahora se daba por hecho que las medusas aparecían en esta zona bajo unas condiciones oceanográficas más o menos definidas, como era el predominio del régimen de viento de levante y una elevada temperatura del agua del mar. Pero lo cierto es que en este último caso, por ejemplo, los pelágicos se dejaron ver por Torrox tras varios días de intenso poniente y con una temperatura del agua en torno a los 18,5 grados.

De hecho, Bellido reconoció que este verano "está siendo raro" debido a que las condiciones en las que han aparecido en uno y otro sitio no han sido las mismas. Este hecho demuestra, apuntó, "la complicada zona oceanográfica en la que nos encontramos y cómo influye a la hora de que lleguen o no a la costa.

Para acabar con tanta incertidumbre, expertos del Aula del Mar, la Universidad de Málaga y el Centro Oceanográfico ultiman un modelo predictivo capaz de determinar cómo será cada verano en relación a este pequeño pelágico según las condiciones ambientales. Llevan meses trabajando en este sistema y esperan tenerlo listo a final de este semana o la próxima para poder anticiparse a la posible llegada de medusas a la costa.

Para ello, los expertos están recopilando los datos que se han ido recogiendo a lo largo de los últimos años para determinar si hay algún elemento que coincida con su aparición y que explique su presencia. Para agosto, el biólogo del Aula del Mar confía en disponer de "este modelo que nos permita hacer predicciones sólidas de un día para otro" y, una vez que se concrete el comportamiento que tienen, señaló que "será el momento de estudiar cuál es la causa que las propicia" para lo que espera contar con la participación de los usuarios a través de la aplicación de móvil.

En el diseño del modelo predictivo se están teniendo en cuenta tanto las variables microclimáticas, es decir, las condiciones climáticas que se dieron cada día en los que aparecieron en veranos anteriores medusas en las playas malagueñas, pero también parámetros climáticos a mayor escala. La idea es valorar si las medusas se desarrollan en el mismo mar de Alborán vienen arrastradas desde el Mediterráneo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios