Atrapan a dos secuestradores al ir a comisaría con su víctima

  • Fingieron ser rehenes, pero ofrecieron versiones contradictorias sobre lo ocurrido

Dos secuestradores han sido detenidos por el Cuerpo Nacional de Policía cuando acudieron a la comisaría con su víctima fingiendo ser también rehenes de un rapto ocurrido en Marbella a raíz de un robo de dinero durante una compraventa de hachís. Todo comenzó con el intento de recuperar 320.000 euros que había robado el hermano del retenido en una transacción de droga, según informó ayer la Policía en un comunicado.

El cuñado y la hermana de la víctima acudieron a la Policía a denunciar su desaparición y en ese momento los agentes fueron testigos de una llamada telefónica en la que un individuo, que hablaba castellano con acento árabe, reclamó bajo constantes amenazas la referida cantidad a cambio de la liberación. Los secuestradores permitieron a la víctima -como prueba de vida- ponerse al teléfono para confirmar "entre sollozos y quejas de dolor" que estaba con ellos y amenazaron con llevarse a la víctima a Francia si el pago no se efectuaba en una hora.

Al día siguiente, el teléfono del Servicio de Emergencias 112 Andalucía recibió varias llamadas donde un individuo con acento árabe afirmó estar secuestrado junto a otros dos hombres en una urbanización sin precisar la ubicación.

Ante ello, los investigadores preveían un posible desenlace inmediato al sospechar que la llamada fuera una coartada iniciada por el raptor para justificar su participación en los hechos como una víctima más y no como autor. Finalmente, los secuestradores se presentaron con el raptado en dependencias policiales de Estepona de madrugada y pretendían hacerse pasar también por rehenes, aunque ofrecieron versiones contradictorias.

El secuestrado explicó que tres días antes se desplazó, a instancia de un conocido -que era uno de los detenidos-, a un lugar de Estepona para hablar de un problema de su hermano y que allí seis individuos le asaltaron, le introdujeron en un vehículo y le trasladaron a un piso en Marbella. Precisó que en el lugar de la reclusión le explicaron que debía "responder" por 320.000 euros que había robado su hermano en una transacción. Permaneció cautivo en varios pisos, siempre custodiado por individuos armados y con presencia de los dos detenidos, y todo concluyó cuando los captores armados desaparecieron y los raptores llevaron a su víctima a comisaría.

Finalmente, los investigadores localizaron la vivienda donde había permanecido el secuestrado, la registraron junto a un equipo de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES) de Málaga y allí arrestaron también a una mujer por participar en la custodia del raptado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios