Boticarios pondrán una queja por la falta de ayudas para la receta electrónica

  • La sexta parte de los medicamentos ya se dispensan con este novedoso sistema

La receta electrónica está cada vez más extendida en la provincia de Málaga. Prácticamente la sexta parte de los medicamentos ya se dispensan en las boticas con este nuevo sistema. Sin embargo, los farmacéuticos siguen criticando lo mismo que hace dos años, cuando empezaron a trabajar en su puesta en marcha: la falta de ayudas públicas para su implantación.

Para estos profesionales, la aplicación de la también llamada receta XXI ha supuesto un desembolso de entre 3.000 y 12.000 euros, ya que los costes varían según el tamaño del establecimiento. Y no han recibido ninguna subvención para afrontar los gastos. Tras varios meses de gestiones y cartas, el colectivo está decidido a elevar una queja a las consejerías de Salud, Innovación y al Ministerio de Industria, que son las administraciones competentes. Así lo anticipó ayer el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Málaga, Javier Tudela.

"Tenemos buenas palabras, pero no hay ningún documento que acredite que vamos a conseguir alguna ayuda. Hasta el momento no hemos recibido ninguna subvención y empezamos a estar preocupados", insistió. Tudela aseguró que la queja se presentará en las próximas semanas.

Pero al margen de la reivindicación del sector, la implantación de la receta electrónica continúa. Según el Colegio de Farmacéuticos, ya se dispensan con este sistema más de 300.000 medicamentos de los 2.000.000 que se venden cada mes en las farmacias. El objetivo de la entidad profesional es que antes del verano se alcancen las 500.000 dispensaciones y a final de 2008 se llegue al millón, lo que supondría la mitad de las ventas de la provincia.

El sistema funciona con la tarjeta con la de la Seguridad Social. El médico de cabecera carga la prescripción en una base de datos centralizada y luego en la farmacia descuenta los fármacos dispensados. Este tipo de prescripción beneficia sobre todo a los pacientes crónicos que no tienen que ir al centro de salud por recetas ya que el facultativo puede cargar los medicamentos hasta de un año.

El sistema está operativo en toda la provincia. Todavía quedan unas 15 farmacias de pueblos de la Serranía de Ronda, el Valle del Guadalhorce y la Axarquía que no lo han instalado, pero más de 600 boticas ya lo utilizan. Tudela insistió en que con la receta electrónica el paciente puede adquirir el medicamento en "cualquier" farmacia no sólo de Málaga, sino de toda la comunidad autónoma ya que el sistema es autonómico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios