Boticarios creen que las unidosis propiciarán errores y demoras

  • Los farmacéuticos rechazan el fraccionamiento en las boticas, recuerdan que la ley no les permite la manipulación y aseguran que la medida encarecerá sus costes

Entre las medidas para achicar el déficit, el Gobierno aprobó el año pasado la venta de fármacos en unidosis a fin de adaptar la dispensación a la duración exacta del tratamiento de cada persona de modo que los excedentes no acaben guardados en los botiquines y se frene el gasto farmacéutico.

Pero la iniciativa es rechazada por quienes tienen que aplicarla. "Porque aumenta nuestros costes, enlentece la atención al usuario y es una fuente de errores", resume el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Málaga, Javier Tudela.

Por ejemplo, si un paciente necesita 16 pastillas y solo hay cajas de 10 y de 20, el boticario debe entregarle el envase de 10 y las seis restantes en unidosis. Pero los farmacéuticos se niegan a fraccionar los fármacos. Primero porque argumentan que la Ley del Uso Racional del Medicamento no les permite su manipulación, por lo que sostienen que sería necesario un cambio legislativo. Segundo porque esgrimen que también las unidosis deben ir acompañadas de su prospecto, datos del lote y caducidad; un trabajo que encarecerá sus costes de mano de obra, enlentecerá la atención a sus usuarios y dará lugar a errores. "Eso lo tiene que hacer una persona, no un robot y cuando maneje miles de medicamentos, con sus fechas de caducidad y su número de lote se van a producir equivocaciones", advierte Tudela.

Los boticarios aclaran que no rechazan que la medida se aplique, pero siempre que la Administración sanitaria negocie con la industria farmacéutica la adecuación de los envases a la duración de los tratamientos, de modo que no sea necesario el fraccionamiento o manipulación en la farmacia.

Los profesionales indican además que en las comunidades autónomas en las que se llevaron a cabo proyectos piloto para la prescripción y dispensación con unidosis -como País Vasco, Madrid o Extremadura- finalmente no se aplicó la medida porque tenía demasiados inconvenientes para un ahorro de apenas el 0,4%. Los colegios de farmacéuticos ya han presentado alegaciones contra este apartado del tijeretazo, cuya medida más conocida fue el descuento del 5% a los funcionarios. Lo han hecho a nivel nacional, autonómico y provincial.

El Colegio de Farmacéuticos de Málaga recuerda además que los medicamentos tienen una garantía dada por el laboratorio que los fabrica. Pero si con posterioridad hay una manipulación en la farmacia para su fraccionamiento en unidosis y surge algún problema, el fabricante perfectamente podría desentenderse de su responsabilidad jurídica. "Por eso no estamos en contra la medida, pero sí en contra el fraccionamiento en farmacia. Debe ser la industria la que adapte los envases a la duración de los tratamientos", concluye Tudela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios