Cae una mafia que obligaba a nigerianas a prostituirse con rituales de vudú

  • Las víctimas, captadas en su país de origen, fueron obligadas a comerse corazones crudos de gallinas sacrificadas

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 18 personas en una operación contra una organización criminal que empleaba ritos vudú para obligar a mujeres nigerianas a ejercer la prostitución en polígonos industriales de la ciudad de Málaga hasta saldar la deuda contraída, que podía alcanzar los 60.000 euros.

La organización captaba a sus víctimas en Nigeria aprovechando su situación de extrema pobreza y prometiéndoles una vida mejor. Antes de viajar hasta España, las obligaban a jurar fidelidad a la organización comiéndose el corazón crudo de una gallina en un ritual de brujería, según indicó ayer la Policía Nacional en un comunicado.

Las investigaciones, que se iniciaron el pasado mes de octubre, han permitido la desarticulación de un grupo organizado formado por cuatro ciudadanos españoles y 14 nigerianos, todos ellos residentes en España.

También contaban con colaboradores en Nigeria, quienes captaban a las mujeres siempre entre las clases mas desfavorecidas -aprovechándose así de su situación de necesidad- y organizaban todos los detalles del viaje para traerlas a España. El resto, en su mayoría residentes legales en España, recibían a las víctimas y las controlaban durante su estancia.

Las mujeres adquirían una deuda derivada de los gastos del viaje, así como de las supuestas gestiones derivadas para desempeñar un empleo en España. La deuda con la organización en la mayoría de los casos superaba los 40.000 euros, pudiendo en algún caso llegar incluso hasta los 60.000. Esto las colocaba en una situación de absoluta sumisión que las obligaba a prostituirse en las calles de distintos polígonos industriales de Málaga, siempre bajo amenazas.

Uno de los métodos más utilizados por el grupo para atemorizar a sus víctimas y doblegar por completo su voluntad era el empleo de diversos rituales de vudú. Uno de ellos consistía en el sacrificio de una gallina por parte de un "brujo", para justo después obligar a la mujer a comerse el corazón del animal crudo mientras repetía el juramento de fidelidad a la organización y su compromiso de saldar la deuda contraída.

Este método era tremendamente efectivo, según la Policía, ya que generaba un miedo insuperable en ellas puesto que, debido a sus creencias, temían volverse locas o incluso morir si no cumplían su promesa.

Durante la operación se registraron cuatro domicilios y un local comercial, donde fueron intervenidos más de 1.500 euros en efectivo, diversa documentación falsa que en la actualidad esta siendo estudiada, sustancias estupefacientes distribuidas en pequeñas dosis y dispuestas para su venta al menudeo y documentación manuscrita en la que se registran pequeñas entregas de dinero hechas por las víctimas en concepto de amortización de sus deudas.

La operación ha sido llevada a cabo por el Grupo II de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras y la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales de Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios