El Carlos Haya hace una operación de corazón pionera en Andalucía

  • La intervención combinó por primera vez la cirugía a corazón abierto con la colocación de prótesis desde una arteria · El paciente recibió el alta en una semana

Hasta ahora había dos técnicas para operar el corazón: abrir el tórax o llegar a través de una arteria. El Hospital Carlos Haya ha hecho una intervención que ha combinado por primera vez las dos técnicas y que por ello ha sido pionera en Andalucía. Se realizó a un paciente de 71 años que padecía un aneurisma de aorta -una dilatación de la principal arteria del organismo que en caso de rotura puede ser fatal-. Pese a que era un caso muy complicado, el uso de la cirugía híbrida permitió que el enfermo se recuperara con rapidez y recibiera el alta en sólo una semana.

"Hemos cogido lo mejor de las dos técnicas para reducir las complicaciones al paciente", sintetizó Pedro Aranda, el cirujano cardiovascular que realizó la operación apoyado por un equipo en el que también intervinieron otras especialidades médicas.

El caso era complejo porque el paciente tenía la dilatación en la zona de la aorta donde salen arterias hacia el cerebro y los brazos. Si se colocaba una prótesis [que es una especie de cañería] sin abrir al paciente para corregirle el aneurisma, se habría dejado al enfermo sin riego sanguíneo en la cabeza y las extremidades superiores porque habría tapado las arterias de salida hacia esas partes del cuerpo. La cirugía parando el corazón y con circulación extracorpórea tampoco podía usarse porque entrañaba demasiado riesgo. La solución fue una operación híbrida: primero se hizo un by pass [una especie de puente que salta la zona afectada] para llevar la sangre desde la aorta a las arterias que a su vez la canalizan hacia los brazos y el cerebro. La intervención se realizó sin parar el corazón. Después, en el mismo quirófano y ya asegurado el riego sanguíneo de la cabeza y las extremidades superiores, se cambió de técnica y se procedió a colocar la prótesis transportada por una arteria en el tramo donde estaba el aneurisma.

El gerente del hospital, Antonio Pérez Rielo, destacó la operación como "un hito" porque el uso de técnicas híbridas abre posibilidades de tratamiento para pacientes que hasta ahora no podían intervenirse por los riesgos que suponía para ellos la cirugía tradicional o que si se operaban tenían pocas posibilidades de superar el quirófano.

La cirugía que se hacía hasta ahora obligaba a detener el corazón, usar circulación extracorpórea, bajar la temperatura del cuerpo a menos de 18 grados, 10 horas de operación y un mes de postoperatorio. Estas condiciones exponían al paciente a más riesgos y a mayores complicaciones. Con la técnica híbrida que se usó en la intervención realizada el pasado 2 de junio, no se detuvo el corazón, ni fue necesario bajar la temperatura corporal, la operación duró cuatro horas y el enfermo se fue de alta en una semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios