El Centro concentra el 75% de las viviendas turísticas de Málaga capital

  • Los hoteleros advierten del riesgo de "masificación"

  • El OMAU defiende que se fijen límites

  • A las 6.342 plazas ya registradas se pueden sumar otras 4.000 pendientes de salir a la luz

Apartamentos turísticos en la Plaza de la Merced. Apartamentos turísticos en la Plaza de la Merced.

Apartamentos turísticos en la Plaza de la Merced. / Marilú Báez

El proceso de regularización abierto por la Junta de Andalucía para sacar a la luz las viviendas turísticas que hay en la región está teniendo un efecto directo sobre l ciudad de Málaga. Muestra de ello es que desde mayo del pasado año, fecha en la que entró en vigor la obligación para que los propietarios de estos inmuebles los diesen de alta en el registro autonómico, han aflorado un total de 1.301 viviendas turísticas en la capital de la Costa del Sol, con capacidad para 2.637 habitaciones y 6.342 plazas.

Los datos son extraídos por el área de Turismo del Ayuntamiento del denominado Registro de Turismo de Andalucía. No obstante, el departamento municipal da un paso más en su particular análisis de la información y realiza una distribución por distritos de todos estos inmuebles. El trabajo realizado por los técnicos pone de relieve como el Centro urbano concentra algo más del 75% de las viviendas turísticas de la ciudad, con 979.

"La preocupación es que el 100% de las viviendas acaben siendo turísticas", dice Aehcos

El porcentaje se reduce levemente hasta un 72,3% cuando se atiende a la plazas turísticas, con un total de 4.590. Tras el casco antiguo de la ciudad se sitúa la zona Este, con 142 viviendas (10,9%) y 764 plazas; y el distrito de Carretera de Cádiz, con 64 viviendas (el 4,92%) y 363 plazas. De acuerdo al desglose que se hace por meses, el periodo en el que mayor número de inscripciones se realizó fue el pasado mes de junio, con 337 viviendas incluidas en el registro autonómico, seguido de mayo, con 237, y agosto, con 141.

Si bien estos datos confirman la importancia del fenómeno principalmente en el corazón urbano, el responsable del Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU) de Málaga, Pedro Marín, apunta la posibilidad de que haya del orden de 4.000 plazas más aún por salir a la luz. "De ellos la mitad creemos que está en condiciones de ser regularizada, mientras que la otra mitad va a tener dificultades para cumplir las condiciones que exige la Junta", explicó.

A esta circunstancia, hay que añadir que buena parte de las actuaciones que hoy por hoy se impulsan en el Centro, ya sea en rehabilitación de edificios o en nuevas construcciones, se vinculan con la figura de los apartamentos turísticos. "La competencia es sana, pero habría que poner unos límites", señaló Marín, quien recordó que Barcelona dispone de un plan especial urbanístico de alojamientos turísticos, una fórmula que el responsable del OMAU defiende para Málaga.

"El concepto que se ha empleado en Barcelona es el mismo que hemos empleamos nosotros en la Agenda Urbana para intentar regular los excesos de uso, fijando unos porcentajes máximos de ocupación", indicó. Incluso, llamó la atención sobre la incidencia que la proliferación de las viviendas turísticas está teniendo sobre los precios del mercado inmobiliario del Centro, no solo en venta sino también en alquiler. En este sentido, señaló que de acuerdo con las estadísticas manejadas se observa un crecimiento del 17% en el último año.

La línea de acción apuntada por el OMAU es defendida por la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), cuyo presidente, Luis Callejón, incide por fijar unos porcentajes máximos de uso ante el riesgo de "masificación" que ya empieza a ser real. "Nuestra principal preocupación es que el 100% de las viviendas de una zona acaben convirtiéndose en turísticas", expresó el responsable empresarial, quien señaló que el fenómeno especialmente llamativo el centro de Málaga. Esta circunstancia ha hecho que en los últimos meses se hayan mantenido contactos con el Ayuntamiento para analizar posibles acciones. "Hay que ver si este nuevo uso lo incorporamos en los planes generales, si se ponen en marcha planes especiales", dijo, al tiempo que aludió a la posibilidad de que los promotores de nuevas actuaciones destinen un porcentaje de esas viviendas con fines turísticos.

Según las estadísticas oficiales, el peso de la capital es relativo en la provincia. Muestra de ello es que los últimos datos conocidos, dados a conocer a principios de este mes, situaban en 9.032 las viviendas registradas en territorio malagueño, con 47.580 plazas. Es decir, que la capital representa del orden del 14% del total. Tras Málaga se sitúan Cádiz (2.221 viviendas y 12.116 plazas), Sevilla (1.512 y 7.184), Granada (1.055 y 5.757), Almería (802 y 4.071), Huelva (301 y 1.753), Córdoba (176 y 912) y Jaén (21 y 118).

De acuerdo con el decreto, se consideran viviendas con fines turísticos todas aquellas ubicadas en suelo de uso residencial y ofrecen, mediante precio, el servicio de alojamiento de forma habitual y con comercialización y promoción a través de los canales de oferta propios de este ámbito (agencias de viaje, empresas mediadoras u organizadoras y medios que incluyen posibilidad de reserva). Se diferencian entre las completas, que se ceden en su totalidad y no puede superar las 15 plazas, y las viviendas por habitaciones, en las que debe residir el propietario y que no pueden exceder de seis plazas.

La norma establece unos requisitos mínimos de calidad y confort equiparables a los del resto de alojamientos, con el fin de asegurar los derechos de los usuarios y evitar situaciones de fraude, intrusismo, clandestinidad y competencia desleal. Además, garantiza la seguridad pública al obligar a los propietarios a llevar a cabo un registro documental e informativo sobre los viajeros que utilizan este hospedaje.

Entre otras exigencias, la viviendas con fines turísticos deben disponer de licencia de ocupación y cumplir con las condiciones técnicas y de calidad fijadas, como las relativas a ventilación exterior, mobiliario, refrigeración, ropa de cama, menaje y botiquín de primeros auxilios. También tienen que ofrecer información turística de la zona y hojas de quejas y reclamaciones, así como un teléfono de contacto para resolver incidencias durante la estancia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios